lunes, 9 de enero de 2017

Shinedown - Somewhere in the Stratosphere

Hace bastante que no me engancho a grupos nuevos, y me cuesta sorprenderme con nuevos temas. Pero Shinedown, con un estilo entre el HardRock, post-grunge y el metal alternativo,  ha supuesto una excepción, quizá por que tuve la suerte de que el primer tema suyo que escuché, "Second Chance" fue uno de sus temas más asequibles y uno de sus mayores éxitos. Ahora los considero uno de mis grupos de cabecera y no encuentro discos suyos que pueda decir que son prescindibles. Ante la disyuntiva de qué disco presentaros, me he decantado por "Somewhere in the Stratosphere", un doble directo que recopila sus grandes éxitos y demuestra que en un grupazo tanto en estudio como en vivo.

El disco nos presenta dos CDs, resultados de las grabaciones completas del concierto en el estado de Washington durante la gira "Carnival of Madness" y el concierto acústico en Kansas City de la gira acústica "Anything and Everything".



Una excéntrica intro pregrabada, con música de la película "Alicia en el País de las Maravillas" (en cuya banda sonora colaboró Shinedown) da paso en apenas un minuto a un rugido que abre "Sound of Madness", un tema cañero idóneo para empezar un concierto animando al público. El cantante Brett Smith comienza con buenas dosis de fuerza en la voz, acompañado por unas guitarras contundentes y bases rítmicas sólidas, demostrando que su sonido en directo no tiene nada que envidiar a grabado en estudio. Sin casi dar un respiro, el concierto continua con Devour, otro tema de perfil machacon y cañero, donde Smith sigue demostrando su versatilidad a la hora de aportar fuerza en las estrofas y un perfil más melódico en los estribillos.

Con un arranque tan demoledor, a lo largo del primer disco el grupo desgrana una buena parte de sus singles y éxitos, con temas más melódicos como "I Dare You", "Save Me"  o "If You Only Knew", la intensa balada "45", hacen su particular referencia a "Alicia" con "Her Name is Alice" (el tema que aparece en la película) y recuerdan sus comienzos más metaleros con "Fly From The Inside". El gran acierto del grupo en el directo es ceñirse a las grabaciones, sin usar trucos artificiales ni modificar los temas, excepto en alguna ocasión contada la voz, donde Brett Smith demuestra su maestría al modificar melodías para poder aguantar más de una hora sin desafinar ni perder potencia ni una sola vez.

Para cerrar el primer disco, la banda termina con "Second Chance", su mayor y más conocido éxito, lo que deja al público del concierto y al oyente del disco un inmejorable sabor de boca.


Al atacar el segundo CD uno no sabe muy bien que esperar, pues en los acústicos muchos grupos tropiezan o se vuelven aburridos y sosos. Una intro melódica instrumental, algo larga y repetitiva para mi gusto, da paso a un sonido rítmico de guitarras acústicas. Aquí Shinedown opta por ajustarse al estilo y esquema original de los temas, modificando el toque eléctrico por el sonido limpio acústico. El cantante, por su parte, juega algo más con las melodías de voz, sin desviarse demasiado de la línea original. Así, "Heroes" y "Save Me" nos dan la bienvenida a un formato que a mi, personalmente, siempre me ha gustado bastante, a pesar de los riesgos que suele entrañar.

Al revisar el set-list del segundo CD vemos qeu se repite bastante los temas presentados en el primer disco, por lo que sorprende oir un "Devour" o "Sound of Madness" en este formato. Además, en este disco se permiten jugar con algunas versiones, como "Days Like These" de Foo Fighter, "Simple Man" de Lynyrd Skynyrd o copiar la versión que hiciera Joe Cocker de "With a Little Help from my Friends", de The Beatles.



Por un lado, un potentísimo directo, y por otro, un encuentro más intimo con el sonido acústico, nos ofrece una magnífica oportunidad de conocer a una versátil banda, con momentos muy cañeros unidos a temas melódicos, y con un magnífico cantante al frente, que merece estar a la cabeza del Hard Rock moderno.


votar