lunes, 23 de enero de 2017

El Golpe

Llevo tiempo dandole tiempo a la idea de reseñar películas clásicas, y la poscratinación me puede... hasta hoy. Y que mejor manera de empezar que con una de mis películas favoritas, de esas que tengo que volver a ver cada poco tiempo para tenerla fresca. Con dos pesos pesados del cine, Robert Redford y Paul Newman, y un siete de Oscar en su haber (de las diez nominaciones que obtuvo), "El Golpe" inicia mi nueva sección de "Mis Clásicos Favoritos".



Durante los años de la gran depresión americana, dos timadores de poca monta se ganan la vida en las calles de Chicago como pueden. Uno de ellos, el joven e impulsivo Johnny Hooker (Robert Redford), tima por casualidad una importante cantidad de dinero al mafioso Doyle Lonnegan (Robert Shaw), el cual no duda en tomar represalias matando a su compañero. Hooker decide buscar a Henry Gondorff (Paul Newman), amigo de su compañero, para juntos trazar un plan que les permita vengarse, atacándole donde más le duele: estafándole su dinero sin que se entere.



Dividida en pequeños capítulos, la película desglosa paso a paso la preparación del Golpe con el que Gondorff y Hooker pretenden desplumar a Lonnegan. Rápidamente multitud de rateros y timadores amigos del fallecido se unen al ambicioso plan, mientras el FBI y la policía van pisando los talones a los protagonistas. Toda la película está perfectamente orquestada para aumentar la tensión hasta el climax final, sorpresa de doble giro de guión incluido (uno de los mejores finales del cine que puedes encontrarte). El Oscar al mejor Guión Original, mejor Montaje y mejor Director son consecuencia de una película con un ritmo dinámico que en ningún momento se acelera más de la cuenta o se hace aburrida. La ambientación en los años 30 está sorprendentemente cuidada (Oscar al mejor Vestuario y Dirección Artística más que justificados), mostrando un mundo de apuestas clandestinas y timbas privadas, y la inolvidable banda sonora (ganadora de un Oscar) con su tema principal versionando el ragtime de Scott Joplin "The Entertaiment", hacen que la película sea muy inmersiva. Todo ello contado con un tono simpático y amigable. Posiblemente no podía ser de otra manera, pues los "buenos" son timadores, rateros y estafadores. No pretende ser un drama rudo que muestre brutalmente las difíciles condiciones de vida durante la Gran Depresión, es una película con toques de comedia y enredo amena, dinámica y divertida sobre tramposos que engañan a tramposos.

Timba entre amigos, que hay que practicar mucho...
Sobre el reparto, ya sus dos estrellas principales, en su momento más álgido, son cartel suficiente para fijarnos en la película. Paul Newman demuestra que, en contra de lo que se opinaba de él en esa época, tiene un toque para la comedia, y además hace alarde de sus habilidades al realizar trucos de cartas el mismo, sin doblajes. Ambos ya habían compartido cartel con un éxito considerable a las ordenes de George Roy Hill en "Dos Hombre y un Destino", y el trío volvía a encontrarse con el éxito en esta producción. Robert Shaw interpreta al némesis de estos con un registro casi perfecto. Robert Redford fue nominado al Oscar al Mejor Actor (su única nominación, que no gano, pero debemos reconocer que ese año fue difícil y disputado: Al Pacino por Serpiko, Jack Nicholson por El Último Deber, Marlon Brando por El Último Tango en París,y el ganador Jack Lemmon por Salvad al Tigre, pusieron el listón muy alto).

Para mi es una de mis títulos favoritos, una cinta que estais obligados a ver si no la habéis visto ya, y que se deja revisionar perfectamente sin perder frescura ni dinamismo a pesar del paso de los años. votar