lunes, 16 de enero de 2017

Cardinal Quest 2

Juegos de rol retros para Android hay muchos y de muy diversos estilos, por lo que sumergirse en el Google Play Store e intentar localizar alguno realmente interesante, es cuanto menos complicado. Para facilitaros la búsqueda, hoy os presento Cardinal Quest 2, uno que me ha enganchado, y os explico los motivos.
Cardinal Quest 2 nos presenta una historia dividida en 3 capítulos, a los que podremos jugar con las 7 clases distintas y en tres niveles de dificultad (Normal, Hard y Suicide). En ella, nos narra como nuestro héroe se lanza a la búsqueda del origen de los monstruos que asolan el reino, lo que le llevará a enfrentarse a un temible Minotauro, un enorme Dragón y, finalmente, a un monstruo extradimensional.

La dificil sencillez...
Hasta aquí, nada que destacar dentro del género RPG, las clases tienen distintos valores en diferentes atributos, el juego consiste en explorar, atacar enemigos por turnos y recopilar artículos que mejoren nuestros atributos. El acierto de este juego es que las 7 clases no solo aportan distintos valores para sus atributos, sino que nos cambian el modo de jugar y las estrategias a seguir en cada caso, y creedme: ¡Realmente las cambia!. Veamos que clases nos ofrece:

- El Guerrero: Experto en repartir mamporros. En su árbol de habilidades encontraremos sobre todo mejoras de sus capacidades de ataque y daño.
- El Ladrón: Escurridizo, prefiere mantenerse oculto de los ojos del enemigo. Es capaz de sacar partido de atacar estando oculto, y de huir cuando es descubierto.
- El Mago: Conocedor de artes arcanas, sus habilidades cubren hechizos mágicos y manipulación de energías.
- El Clérigo: El guerrero de la Fe, deposita su fuerza en su Dios. Reniega de la mágia (al usar hechizos de mago recibe daño). Puede consagrar un arma haciéndola única, incrementando sus capacidades según subamos de nivel, pero eso le impedirá poder tomar otra arma mejor.
- El Pugilista: boxeador nato, desdeña la armas y peleará solo con sus puños desnudos.
- El Guardabosques: arquero a lo Robin Hood acompañado de su fiel perro. Capaz de ocultarse (aunque no tan bueno como el Ladrón) y de disparar flechas.
- El Alquimista: Inventor estrafalario capaz de recuperar objetos de cualquier sitio y combinarlos para crear nuevos.

La hoja de personajes, con sus objetos, sus atributos, su árbol de habilidades...
 todo lo que esperas encontrar en un RPG.
Cada clase tiene su propio árbol de habilidades, además ofrece diferentes opciones de objetos y capacidades (que deberemos desbloquear a lo largo del juego) que podemos seleccionar al inicio de la partida y que nos pueden modificar el modo de juego de cada uno. Por ejemplo, el Ladrón tiene la opción de conseguir experiencia al saquear cofres y tesoros, pero no al vencer enemigos, o el Guerrero comenzar sin la habilidad "Berseck" pero con una bonificación en ataque permanente.

El juego puede parecer sencillo en un primer contacto, pero con unas cuantas partidas, sobre todo al subir al nivel "Hard", vemos que es fácil cometer un desliz o encontrarse con un enemigo particularmente reticente a morir. Tendremos a nuestra disposición un amplio abanico de objetos (armas, armaduras, calzado, objetos mágicos...) para mejorar nuestros atributos. Algunas armas pueden obtener bonus extra de daño al realizar críticos o realizar ataques oculto, por lo que según juguemos con el Guerrero o con el Ladrón/Guardabosques, preferiremos unas u otras para sacar mejor partido. Pócimas, polvos de ceguera y pergaminos diversos completan la colección de objetos útiles.

Como no, siempre hay un vendedor ofreciendo sus mercancias...
Cada partida los mapas se generarán aleatoriamente, así como los objetos y mejoras que podemos encontrar por el camino. Este quizá sea el punto más negativo, ya que si por ejemplo intentas jugar como Clérigo y, por mala suerte, el juego decide ofrecerte todo tipo de hechizos de mago durante la partida, verás tus capacidades algo diezmadas. Pero oye, es parte de la gracia del juego, adaptarse a las dificultades.

Para completar la experiencia, el juego propone un buen puñado de logros para picarnos y continuar aceptando el desafío, y un modo "infinito" donde podemos ir subiendo nivel tras nivel, con un "jefe final" cada determinadas pantallas", sin más límite que la duración de nuestro personaje vivo.

Todo un acierto de juego, con gran rejugabilidad, aspecto retro-bit y una aparente simplicidad que esconde un buen desafío, que podeis probar en este link:
http://www.kongregate.com/games/randomnine/cardinal-quest-2 votar