lunes, 2 de enero de 2017

Arrow

He estado un poco desconectado de series últimamente, y ahora que retomo el tema, voy a hablar un poco de la que estoy visionando en este momento: Arrow.
Oliver Queen, un joven millonario de Starling City, desaparece durante 5 años tras un naufragio en el que también muere su padre. Es rescatado en una isla del Pacífico, y vuelve a su hogar para reencontrarse con su familia y amigos, pero Oliver trae consigo un secreto, una misteriosa lista de nombres que hereda de su padre y que relaciona a la gente que ha corrompido su ciudad. Adoptando una identidad secreta, escondido bajo una capucha y armado con arco y flechas, decide hacer justicia por su cuenta.

La adaptación de Flecha Verde a la televisión supone el arranque de las nuevas producciones de DC a la pequeña pantalla, a la que su sumarían The Flash, SuperGirl y League of Tomorrow. La serie arranca algo tímidamente, con el encapuchado (son reticentes en la primera temporada a los nombres y apodos comiqueros) impartiendo justicia a su manera, con muchas escenas de acción y mucho lucimiento físico de su protagonista, pero poco a poco se van desvelando subtramas interesantes y una trama general de la temporada que, partiendo de poco, crece en intensidad durante su primera temporada. Paralelamente a las aventuras justicieras de Oliver Queen, además de contarnos los problemas para compaginar sus noches de acción con su vida personal, nos narrarán en formato de flashback como Oliver sobrevive en la isla en la que naufrago, aportando nuevas tramas que, en la mayoría de los casos, están relacionadas con las tramas de Oliver Queen en la ciudad. No son especialmente sutiles en la relación de ambas líneas narrativas, que suele ser bastante evidente, pero el mantener ambas le da un punto interesante al enfoque de la serie.

Una de las escenas de lucimiento personal de Stephen Amell, el actor que encarna a Oliver Queen.
El arranque de la serie bebe muy claramente de la influencia del Batman de Christopher Nolan. Aparte de los paralelismo obvio entre ambos personajes (ricos playboys de día, justicieros encapuchados de noche), el tono oscuro, más serio y el no mostrar (al menos, durante sus primeras temporadas) metahumanos con poderes descontrolados, así como muchas tramas y situaciones, nos recuerdan a la trilogía cinematográfica. Durante tres temporadas la serie mantiene un buen ritmo y unas tramas interesantes, enfrentando a Oliver con enemigos que le ponen contra las cuerdas tanto física como psicológicamente. Para mi gusto, la segunda temporada, enfrentándose a Death Stroke/Slade Wilson, es la más interesante, pero tampoco desmerece la tercera, enfrentando al equipo de Arrow (pues se van uniendo nuevos personajes a la cruzada) a la Liga de Asesinos de Rash Al' Gul. La cuarta cae en un tono más comiquero, donde los personajes asumen abiertamente sus apodos (incluso se bromea con eso), empezando por Queen, quien pasa de ser "El Encapuchado" en la primera temporada, a Arrow (a secas) a lo largo de la segunda y tercera, a terminar siendo abiertamente Flecha Verde en la cuarta. Se introduce más alegremente metahumanos, incluso un villano con poderes místicos, resurrecciones, un cameo de John Constantine, y los guiones en general se vuelven más irregulares, manteniendo buenos giros de guión con algunas incoherencias o torpezas narrativas. A día de hoy, la quinta temporada está en emisión, así que tendremos que ver como ser recupera la serie...

Aunque empiece su cruzada justiciera en solitario, muchos se unen a Arrow a lo largo de la serie.
Arrow ha servido como punto de arranque para The Flash, introduciendo a Barry Allen sin poderes en la segunda temporada y mostrando el accidente que le otorga esos poderes, y para League of Tomorrow, presentándonos a Ray Palmer como un secundario de cierto peso en la tercera temporada mientras prepara su traje de A.T.O.M. Ambos personajes aparecerán ocasionalmente en la serie como invitados, lo que entre los fans ha ocasionado que se hable de Arrowverso, un universo DC alrededor de Arrow. Aunque soy amigo de los Cross Over, esta técnica en Arrow ocasiona al espectador algunos momentos incómodos, ya que algunas tramas iniciadas en The Flash se concluyen en Arrow, o viceversa, dejando una sensación de visionado incompleto si solo se sigue una de las series.

En todo caso, es una serie de acción entretenida, con buenos climax y algún altibajo. Stephen Amell, que podría caer fácilmente en actor musculitos con buena planta y poco más, hay que reconocer que no lo hace mal y no parece una caricatura de sí mismo, y el resto de la plantilla hacen una representación coherente (salvando algún agujero de guión) de sus personajes, por lo que la serie se deja ver con facilidad. Acción, luchas callejeras, malos malísimos y tramas interesantes nos acompañan durante 5 temporadas (por el momento).