lunes, 24 de agosto de 2015

Monument Valley

He de reconocer que  soy reacio a pagar por juegos para el móvil (sin entrar en polémicas sobre pagar por el trabajo de los demás, por favor…). Así que cuando vi Monument Valley en las ofertas diarias de Amazon, no me lo pensé dos veces: fue directo a la saca. Una descarga pesada para un juego de móvil (unos 230 megas) que me deparaban una agradable sorpresa: Monument Valley es una pequeña joya.


En Monument Valley debemos acompañar  a la princesa Ida a lo largo de distintos laberintos. No hay una historia demasiado definida, pero a lo largo del juego nos irán dando esbozos de la misma. Pero sinceramente, no es relevante para el juego en sí. ¿En qué consisten estos laberintos? Podemos definirlos como un sueño hecho realidad para M. C. Escher; geometrías imposibles, perspectivas engañosas y modificables, falsa gravedad… Ida se moverá por distintos puzles donde puede mover piezas, rotar la escena o usar palancas y ruedas para mover mecanismos que modifican el camino y acceder a puntos aparentemente inaccesibles. Eso sí, olvidad toda geometría euclidea conocida. Un cambio de perspectiva nos permitirá saltar un abismo al colocar juntos los dos extremos del mismo, o una ligera curva hará que nuestra protagonista se desplace por las paredes.


El diseño del juego es minimalista y, sin embargo, no carece de detalles. Muy cuidado desde su presentación, decir que es precioso es quedarse corto. La construcción de los puzles ha debido suponer todo un desafío para sus diseñadores, y aunque nos harán pensar un rato, no resultan complicados en exceso y podremos avanzar sin problemas. Su mayor pega: su corta duración. Pero es altamente recomendable, os aseguro que Monument Valley es una pequeña joya muy a tener en cuenta.





votar