lunes, 6 de octubre de 2014

La Resistencia (Memórias de Idhun I), de Laura Gallego

Uno de esos libros que tienes pendiente desde tiempos inmemoriales, “Las Memorias de Idhún”. Fantasía con sabor patrio. Pues por fin me decidí a leer la trilogía, empezando por el principio para enterarme bien y por llevar un orden lógico. “La Resistencia” inicia una saga de tochos que paso a desgranar a continuación…

Jack es un chaval cualquiera que vive en Dinamarca. Con sus trece añitos, no se esperaba que al volver a casa del colegio, se encontraría con que dos misteriosos asesinos en su casa acaban de liquidar a sus padres. Solo la intervención de otros dos misteriosos personajes salva al chico de seguir el mismo destino que sus padres. A partir de ese momento, el mundo que Jack conocía desaparece para dar paso otro mucho más extraño y mágico, estando su destino ligado al de Idhún, una tierra de fantasía llena de magia y seres fabulosos, donde un malvado nigromante se ha aliado con los shrek, serpientes aladas que han traído la destrucción y la tiranía. Solo una escuálida resistencia se opone a duras penas a estas criaturas, un grupo al que Jack se unirá buscando respuesta a la muerte de sus padres y a otras muchas preguntas que le surgirán.

Hasta aquí os puedo contar sin destriparos mucho de la historia. “La Resistencia” es un libro muy juvenil (tremendamente juvenil y pre-adolescente, diría yo), con un par de personajes que rondan los trece y los quince años, mucha fantasía a mitad de camino entre nuestro mundo y otro alternativo y mágico, aventuras, misterios, profecías, dragones y amor. La verdad es que reúne tal cantidad de topicazos que no resulta en absoluto sorprendente. Y no es que esté mal escrito, pero sí que es un libro que me resulta flojo. Los misterios ocultos son evidentes para el lector, pero la escritora se empeña en que nadie se dé cuenta del misterio y alarga el supuesto suspense hasta límites ridículos. Las situaciones y cuestiones que asaltan a los protagonistas nos las dan mascaditas para que no nos herniemos mucho pensando, no nos vaya a sentar mal. Las aventuras son tópicas, si bien están bien escritas, no aportan mucho a la literatura fantástica. Y la historia de amor… ah! La historia de amor merece un comentario aparte.

Idealizando a los protas...
ES CREPÚSCULO. Lisa y llanamente, dos seres que se odian a muerte compiten por el amor de la misma chica, que no se decanta por ninguno de los dos.

La culpable de todo esto... Laura Gallego.
Así que “La Resistencia” me ha dejado un sabor agridulce. Es lo suficientemente interesante y está lo suficientemente bien escrito para leerlo de un tirón, pero no aguanta un análisis intenso al estar lleno de clichés y no aportar nada interesante o relevante, no aporta ningún enfoque que nos sorprenda o que le haga destacar. Hay que otorgarle su mérito, y es agradable que la literatura fantástica se abra un hueco en nuestro país, pero desde mi punto de vista no destaca especialmente del montón. Si a eso le subamos el tufo a Crepúsculo, la cosa pierde puntos. No obstante, reconozco que mantiene suficientes puntos para que me haya animado a leer su segunda parte, “Triada”. Ya os contaré como continua la cosa.
votar