lunes, 21 de abril de 2014

The Amazing Spider-Man

Apenas 10 años después del inicio de la saga Spiderman de Sam Raimi protagonizada por Tobey Maguirre, nos proponen un nuevo reboot de la saga. Sin entrar en detalles, lo cierto es que a mi Maguirre nunca me convenció demasiado para hacer de Peter Parker, y Sam Raimi ha estado lleno de luces y sombras sobre el trepamuro. El relevo lo toman Marc Webb (¿alguien en la sala le conocía?) en la dirección y Andrew Gardfield como protagonista (yo tampoco le conocía) . ¿El resultado? Más luces y sombras…

Volvemos otra vez a la misma historia del principio. Peter Parker, un brillante estudiante pero torpe en sus relaciones sociales, el pringadillo del insti, huérfano de padres que vive con sus tíos, al que le pica una araña mutada y le otorga poderes y… la misma historia de siempre. El mismo Peter Parker, la misma araña, la misma muerte de tío Ben, los mismos poderes… cambiamos un poco el villano, para no repetirnos esta vez le enfrentamos a Lagarto, alter ego monstruoso del doctor Connor, con un desquiciado plan para “mejorar” a los humanos. Y poco más.

El nuevo Peter Parker: con monopatín y ligando en el insti... toma ya.
La verdad es que la película, como sus predecesoras, está llena de aciertos y torpezas. El tono de la película es más serio y algo más oscuro que la trilogía de Raimi, que a mi gusto tenía cierto tono infantiloide, y se agradece. El actor protagonista tiene un físico más acertado para Spiderman, delgado y fibroso, pero no me acaba de encajar como Peter Parker. De hecho, la mayor parte del guión está más acertado en su parte enmascarada que como adolescente con problemas. En todo caso, mejora notablemente frente a Tobey Maguirre. Los fans de los cómics agradecerán la "corrección" sobre el origen de las telarañas (aunque les fallará el del traje), la introducción de Gwen Stacy y su padre, así como numerosos guiños a futuras tramas (Norman Osborn y su corporación moviéndose en las sombras…), aunque precisamente esa trama, la del capitán Stacy, no tenga tanto peso y fuerza como se merecería. Igualmente, los fanáticos de los cómics seguramente no verán con buenos ojos la nueva versión de tía May, más joven y menos frágil de lo que cabría esperar, como también echarán en menos uno de los mejores aciertos de la trilogía de la Raimi: J. Jonah Jameson y su magnífica caracterización. Lo que no estoy seguro de que sea malo son esas secuencias subjetivas desde el punto de vista de Spiderman. Por un lado tienen su atractivo, pero me resultan un tanto liosas y poco claras, y tampoco me han resultado tan espectaculares como debería. Vaya, eso se merece un segundo visionado…Al menos, la secuencia de Stan Lee es genial.

Mi brillante plan es que si los vuelvo a todos tan feos como yo, yo no resultaré tan feo. Sencillo y brillante.
En cuanto al villano y su trama, se me antoja un tanto flojo su desarrollo, quizá porque al ser la película de inicio de la saga, más de la mitad del metraje se lo lleva contar los orígenes del superhéroe, y el resto no daba para mucho más. Lo cierto es que la resolución final es más pobre de lo esperado, [Spoilers mode ON] ya que se limita a una lucha a ostia limpia, cuando la película nos ha dejado entrever que Spiderman/Peter Parker debería usar su ingenio para vencer a un enemigo físicamente más fuerte. Lo de la vacuna-antidoto está un poco cogido por los pelos, y que el aparatito del padre de Peter para hacer vacunaciones masivas es demasiado evidente.[Spoiler mode OFF]

La acertada elección de Gwen Stacy. Vale, pongo la foto porque es guapa la moza...
Si bien la película es entretenida, no deja de tener sus puntos flojos, [Spoilers mode ON] que llegan a su punto álgido en la ridícula justificación de la alineación de las grúas para ayudar a Spiderman a llegar a tiempo a la pelea final [Spoiler mode OFF]. No deja de ser curioso que el personaje más carismático y emblemático de Marvel se lleve películas entretenidas pero fácilmente olvidables. Del montón superheróico, vamos, que no son malas pero tampoco destacan. Como os comentaba desde un principio… llenas de luces y sombras.
votar