lunes, 23 de septiembre de 2013

El Caballero Oscuro: La leyenda Renace

Christopher Nolan culmina su trilogía sobre Batman con una cinta que, algo más floja que sus predecesoras, convierte al héroe en leyenda.

A raíz de los sucesos acaecidos al final de “El Caballero Oscuro”, Bruce Wayne se recluye en su mansión y abandona a su alter ego heroico, abatido y deprimido, durante ocho años. Sin embargo, una nueva amenaza, encabezada por Bane, hace sacar a Batman de su apatía. Bane, un mercenario perteneciente a la Liga de las Sombras que ya combatiera Batman en la primera película, vuelve para derribar el orden establecido, enarbolando la bandera de la libertad como excusa para traer el caos y la destrucción.

Imponente enemigo...
Bane (sólidamente encarnado por Tom Hardy), con su determinación, y con su máscara proporcionándole una mezcla de analgésicos y anabolizantes (lo que le da una fuerza y tolerancia al dolor sobrehumana), pone a prueba a Batman tanto física como psicológicamente, siendo un verdadero reto para el héroe después de su largo periodo en reclusión. Afortunadamente, en esta ocasión Batman cuenta con la ayuda de una experta ladrona, Selina, que enfundada en un traje negro ajustado encarna a CatWoman, y a John Blake, un joven policía.

Elegancia y felinidad por todas partes
La película sigue la estela de sus predecesoras en estética, ritmo y acción, aunque en esta ocasión nos encontramos con lagunas en el guión más evidentes que en el resto de la trilogía ([Spoiler ON]La manera en que Blake descubre la identidad de Batman, el asalto a fuerza bruta a la bolsa de Gotham, la huida y regreso de Wayne de su prisión en el culo del mundo o esa salvación in extremis de la última escena… [Spoilers OFF]), y un ligero abandono del realismo de esta en pos de mayor acción y espectacularidad. No obstante, y a pesar de los flecos y las resoluciones apresuradas, estamos ante un espectáculo fantástico y épico, perfecto para cerrar la trilogía y elevar a Batman a la categoría de leyenda (cosa que, al final de la película, parece transcender más de lo que parece). Los atentados de Bane son de una magnitud fantástica (la escena del campo de Rugby es sensacional), Anne Hathaway encarna a una CatWoman elegante y felina, sin aspavientos (con permiso por supuesto de Michelle Pfeiffer), la evolución de Blake y las incógnitas que levanta (¿será Robin? ¿Será el sucesor? ¿Qué será será?), ese giro de guión para rescatar el fantasma de Ra’s Al Ghul… todo está coreografiado magníficamente por Nolan. Por supuesto, no podemos olvidarnos de los grandes secundarios de esta película, que enaltecen más el resultado final: Morgan Freeman, Liam Neeson, Gary Oldman y Michael Caine.

Nuevos juguetitos para Batman, en pos de mayor acción y espectacularidad
Aunque no alcanza el nivel artístico y cinéfilo de sus predecesoras (que dicho sea de paso, lo dejaron muy alto), y a pesar de sus defectos, “La Leyenda Renace”, con su acción y tono épico, supone la culminación de una trilogía que, para muchos como yo, ya es de culto. votar