lunes, 1 de julio de 2013

Ingress

Ingress es un juego para dispositivos móviles que está causando una autentica sensación. No es para menos, ya que posiblemente, marque una tendencia en los juegos en estos dispositivos y confirme un nuevo paradigma en entretenimiento basándose en la realidad aumentada. Si os parece exagerado lo que estoy diciendo, seguid leyendo, que os paso a describir el juego y los motivos de tan grandilocuentes frases.

El juego nos cuenta como han detectado en todo el mundo la presencia de una materia que, a falta de un nombre mejor, denominan materia exótica (XM). Dicha materia se materializa en forma de humo o gas, normalmente invisible a simple vista, y tiene la capacidad de influir en los estados de ánimo y pensamiento de la gente. Quien domine esta materia, podrá dominar a la población. Aparentemente, esta materia surge de portales situados en sitios emblemáticos o relevantes. La humanidad ya se ha dividido en dos facciones, los iluminados, que abrazan la influencia de la XM, considerándolo un cambio y un avance en la humanidad, y los que se resisten a ella, la resistencia, que pretende salvaguardar el individualismo y libre pensamiento que define al ser humano.

El mundo no es lo que parece...
Nosotros, como jugadores, decidimos nuestra facción, y usando nuestro dispositivo móvil recorreremos las calles buscando portales para ampliar la zona de influencia de nuestro bando. Mediante el uso del GPS, la conexión a internet y Google Maps, el juego nos señala la ubicación en el mapa de los portales y la presencia de XM. Debemos movernos (físicamente!!!) hasta un punto cercano para interactuar condichos portales, de los cuales podremos obtener objetos que nos ayuden en nuestra lucha, o podemos atacar portales enemigos para dominarlos. Creando enlaces entre portales cubriremos áreas de influencia de nuestro bando.

En el mapa encontraremos portales (azules o verdes, según el bando al que pertenezcan)
y multitud de puntitos blancos de XM
Yendo un poco más allá, los creadores del juego han creado un entorno en su web donde periódicamente suben vídeos, imágenes y documentos para crear una ambientación en torno a Ingress y dotarle de una dimensión extra. No es solo un juego, es una aventura multimedia que te involucra directamente.

Contamos con un mapa en la web para ayudarnos a planificar movimientos
Con Ingress, jugar ya no se limita a sentarse durante un viaje en el metro y fijar la vista en la pantalla del móvil. Debemos andar, caminar de un lugar a otro y buscar lugares sospechosos de contener portales (estatuas, edificios singulares, pintadas, edificios públicos…). El campo de juego es el mundo, y tú eres el protagonista. Ingress cuenta con una comunidad de usuarios amplísima, una sencilla búsqueda en Google nos devolverá multitud de resultados de páginas dedicadas a ofrecer trucos, consejos, códigos de acceso y comunidades de jugadores que se coordinan en sus áreas locales. La cantidad de personas e información es sencillamente apabullante.

Y esto es un portal... echaadle imaginación.
 Como veis, aprovechar las ventajas de un dispositivo móvil con conexión a internet y localización GPS son sus puntos fuertes, extrapolando el juego fuera del dispositivo en sí. Por desgracia, supone también una de las pegas de este juego, ya que dependemos de un aparato y un conexión a Internet suficientemente potente, y de nuestra propia disponibilidad para pasear y buscar puntos interesantes. Si nos movemos siempre en la misma ruta (de casa al trabajo y vuelta), con pocas posibilidades o tiempo para desviarse, y no tenemos la suerte de que haya portales ni candidatos en el trayecto, poco podremos hacer. Si tenemos portales candidatos, podemos sugerirlos, pero la validación de los mismos puede tardar 3 o 4 semanas, lo que nos inmovilizará durante un tiempo.

Más allá, no faltan las teorías conspiranoicas sobre este juego. La principal, es que es la manera “barata” que tiene Google de recopilar imágenes de monumentos y edificios, así como su localización. Un poco más allá, también controlan las zonas por las que nos movemos frecuentemente. Pero no es mi objetivo ahondar en este asunto ni crear polémica, sino presentaros el juego.

Ahora ya podéis decir “Me voy a la calle a jugar… con el móvil” tranquilamente. Ingress es una idea original, innovadora, que rompe paradigmas y que ha sido capaz de reunir (y enfrentar) a una inmensa comunidad de jugadores. Una propuesta interesante de lo que pueden deparar en el futuro los juegos.
votar