lunes, 10 de junio de 2013

Prometeus

Una crítica con cierta polémica. La verdad es que poco más tengo que decir sobre Prometeus que no haya dicho mi compañero Kurodachi ya en Infumables, pero sin pretender justificarla ni rescatarla del pozo donde ha caído, lo cierto es que la película tiene también sus virtudes. Vamos a desglosarlo todo un poco…

La nave Prometeus se encuentra de viaje a un lejano sistema donde los investigadores y doctores que viajan en ella piensan que van a encontrar respuestas sobre el origen de la vida y de los mismos seres humanos. Pero en un entorno inhóspito, alguien tiene otras ideas sobre el desarrollo de la misión. Ya está, he resumido en cuatro líneas el argumento. A partir de ahí, la película es un despropósito. No por ser no ser interesante, ni por estar mal realizada, ni por tener una dirección aburrida y lenta, ni por tener actores incompetentes. De hecho, la fotografía es impecable, los efectos especiales, espectaculares, los actores son en general bastante solventes (unos más que otros, también hay que decirlo), y la dirección fantástica, con ritmo y maestría.

Visualmente, es impresionante...
¿Qué falla? El guión. El dichoso guión. Hace aguas por todos lados, hasta tal punto que hace desmerecer todas las virtudes que tiene el film. Es difícil criticar el guión sin meterse en spoilers descarados, así que a partir de aquí, habrá unos cuantos: [Spoilers ON]:
  • Ese genio biólogo que se pone a jugar al cuchicuchi con una serpiente alienígena desconocida.
  • El android que empieza a tocar agujeros en la piedras como si fueran botones y nadie pregunta porqué, ni como sabe él que tiene que tocar ahí, ni se extrañan de nada.
  • Ese experto geólogo y espeologo que se pierde en una cueva. El resto consiguen salir en unos minutos sin problemas, pero él se pierde durante horas.
  • La obsesión del androide de hacer experimentos biológicos sin ton ni son, y sin molestarse en hacer un seguimiento y monitorización de sus propios experimentos.
  • Todavía sigo dandole vueltas a qué sentido tiene lo de conectar una cabeza disecada a la red eléctrica.
  • El negro capitán de navío que, a mitad de la película, sin venir a cuento ni explicar de dónde saca su teoría, nos explica lo que realmente es ese mundo que están explorando. No ha hecho nada en toda la película, excepto soltar esa parrafada.
  • La agresiva reacción del ingeniero, y la conclusión de que quieren acabar con nosotros, sin más datos.
  • La estúpida resolución final y las decisiones de la protagonista en ese punto…
[Spoiler OFF] Podría seguir, punto por punto, pero sería ahondar en la herida. Ya se quedó a gusto Kurodachi en su crítica, la cual es más extensa y sin nada que rebatir por mi parte. Pero la verdadera sensación que me dio a mi fue la de lastima. Sí, lástima, porque podría haber sido una película épica. Con el mismo argumento, el mismo planteamiento, el mismo androide con instrucciones secretas que desconoce el resto de la tripulación, sus virtudes (Ridley Scott lo hace realmente bien) y su elenco de actores (magnífico Michael Fassbender), solo le falta depurar el guión. Mucho, depurarlo mucho, desde luego, pero con unas cuantas vueltas y correcciones podría haber sido, como digo, una película épica. Y lo que realmente es, sencillamente, es una película olvidable, cuando no directamente mala.

Michael Fassbender está genial en su papel de androide.
Gran parte de sus problemas vienen de antes de su comienzo, ya que al anunciar que Ridley Scott presentaría una precuela de Alien, la expectación que se levantó sobre la película fue enorme. Cuanto más esperas de una cosa, más bajo cae si no llega a las expectativas (véase John Carter, que sin ser mala, se quedo corta con respecto a lo que se esperaba de ella). Se esperaba mucho del retorno de Scott a la saga Alien, y la cosa hace aguas. Tampoco el argumento inicial le ayuda mucho, ya que pretender hablar del origen mismo del ser humano y de la vida es, cuanto menos, bastante pretencioso.

Y todo, para mostrarnos un pato-alien...
Han dejado caer en los mentideros de Hollywood que está en marcha una segunda parte. Muy arriesgado me parece a mí para una película que ha recibido tan malas críticas como esta, pero quizá se hayan dado cuenta de que, realmente, se podría haber hecho algo realmente grande, y ahora lo hagan mal. O hagan oídos sordos y sigan contratando a Lindeoff como guionista. Ya veremos que nos depara el futuro.
votar