lunes, 28 de enero de 2013

Slender: The Eight Pages

El mito de “SlenderMan” es una leyenda urbana surgida en Internet a raíz de unas fotos (trucadas) en las que aparece un ente humanoide vestido de negro, sin rostro, particularmente alto y con brazos (o tentáculos, según la versión) extremadamente largos. Este inquietante ser ha dado lugar a multitud de fotos trucadas, referencias en internet, parodias y, en última instancia, un juego de ordenador. “Slender: The Eight Pages” toma la imagen de esta leyenda urbana para introducirnos en un inquietante juego de terror nocturno.

El juego nos sumerge en un ambiente nocturno, en un bosque, con la única iluminación de nuestra linterna. La linterna tiene unas baterías limitadas, por lo que la luz, ya escasa de por sí, irá menguando a lo largo del juego. Nuestro objetivo, reunir las ocho páginas que recogen información sobre SlenderMan antes de que este nos capture. El ente aparecerá aleatoriamente en nuestro camino. El mero hecho de observarle durante un rato hará que nuestra visión se vuelva borrosa, zumben los oídos y si mantememos la mirada, acabará con nuestro personaje. Así que en cuanto aparezca, lo mejor es salir corriendo hacia otro lado. Pero Slender puede teletransportarse cuando nadie mira, así que no será tan sencillo escapar de él. Además, según vayamos recogiendo hojas, aumentará su poder y podrá acercarse más a nosotros, incluso aparecer detrás nuestro y capturarnos.

¡Corre, por Díos, Corre!
El ambiente de bosque nocturno, iluminado exiguamente por nuestra linterna, ya aporta un ambiente terrorífico y angustioso, que me hizo recordar la ambientación de “La Bruja de Blair”. La tensión de saber que de un momento a otro aparecerá nuestro némesis aporta un elemento de terror que magnifica la ambientación. Rodeado de árboles, no es fácil tomar referencias de nuestra localización, y muy pronto estaremos perdidos. Con suerte, encontraremos alguno de los lugares destacados (un viejo barracón, unos depósitos, la valla…). Por si fuera poco, cuando echamos a correr, nuestro protagonista baja la linterna y es fácil perder toda referencia que tuviéramos.

A la izquierda, en la sombra del arbol, el origen del mito.
Con un planteamiento tan sencillo, el juego logra un ambiente sencillamente fantástico. Terror nocturno en estado puro. Aunque la idea de morir si se mira fijamente al enemigo no es nueva (algo parecido se efectuaba en “Dark Corners of the World”, el juego en el que perdías cordura si mirabas fijamente a los monstruos), si resulta un idea original de llevar a la práctica. Tampoco contaremos con medidores de resistencia o vida, así que tenemos que basarnos en la intuición y en los movimientos de nuestro personaje para dilucidar cuando está cansado por una carrera prolongada. La dificultad en encontrar las hojas será considerable, y la tensión que acumularemos se irá notando a lo largo de la partida.

Esta escena es una jodienda. Cuando jugueis lo entendereis...
El juego ha tenido una calurosa acogida entre sus seguidores, que no han tardado en lanzar mods y versiones alternativas como “Slender Shadows”, en diferentes ambientaciones (un manicomio, una ciudad abandonada…). Mientras tanto, la compañía Blue Isle Studio, responsable de su elaboración, ya está trabajando en una secuela, con gráficos mejorados, nuevos objetivos, más niveles y mayor historia. La verdad es que se nota que es un juego "indie", con unos gráficos más bien normalitos, el movimiento lento del protagonista y algún otro detalle poco depurado, pero el ambiente que consigue lograr lo hace realmente interesante.

El juego es gratuito y podéis encontrarlo para descarga en http://www.parsecproductions.net/slender/. votar