lunes, 1 de octubre de 2012

Sinsajo, de Suzzane Collins

Tras leer Los Juegos del Hambre y En Llamas, se hacía casi obligatorio hacerse con el tercer volumen de la saga. Sinsajo es el último libro de la trilogía, que evoluciona en muchos sentidos en esta entrega y logra cerrar un ciclo con bastante buen criterio.



Katniss ha logrado sobrevivir por segunda vez consecutiva a los temidos Juegos del Hambre. Con los acontecimientos del final de la segunda parte se desata una revolución abierta contra el Capitolio. La mayor parte de los distritos se han unido al distrito 13, que se creía arrasado y abandonado, en su lucha de poder contra la capital de Panem. Katniss se vuelve una pieza fundamental de la lucha, ya que su imagen mediática es la que inició, sin proponérselo, las revueltas que ahora son una guerra civil.

Suzanne Collins logra engancharnos en esta nueva entrega al dar un nuevo enfoque a la historia. Ya no se limita a unos juegos violentos en un escenario limitado, ahora se enfrenta a una guerra. Una guerra cuya lucha, además, no se resolverá únicamente con batallas y disparos, sino que abarcará la guerra mediática. Además de lograr ganar batallas, los rebeldes intentan lanzar promos e imágenes para ganarse el apoyo de los distritos y desautorizar el poder del Capitolio. Katniss, como símbolo de rebeldía, se verá envuelta en esta guerra publicitaria como protagonista, lo que provocará que sea una pieza temida y deseada al mismo tiempo por la presidenta Coin, líder del distrito 13, y el presidente Snow en el Capitolio. Ambos demostrarán no ser muy diferentes y moverán sus fichas para influenciar en Katniss y en el desarrollo de la guerra.

Al tiempo que asistimos a la lucha en los medios, Collins no se olvida de la lucha real y las batallas, ni por supuesto de la historia del triangulo amoroso presente en toda la trilogía. Con Peeta alejado físicamente, y Gale distanciado ideológicamente, Katniss tiene ocasión de ver como es vista por ambos y la relación que tiene con ellos. El desarrollo de la historia de amor en este libro es más interesante que en los anteriores, y logra profundizar más en los sentimientos de los protagonistas, sin ponerse especialmente ñoño ni sensiblero.
Tampoco se olvida de la esencia de los Juegos, y logra recrear la toma de la capital como si fueran unos juegos más, a base de trampas, mutos y pruebas de resistencia extrema. Aunque he de reconocer que esta ultima parte, el transformar un asalto a la ciudad en los Juegos del Hambre, está un poco forzada, añade un episodio de emoción y acción que la escritora nos transcribe con mucho ritmo y energía.

Como veis, Sinsajo tiene romance, acción, intriga política, ideas interesantes y, cómo no, unos Juegos del Hambre camuflados. Los defectos que encontramos en su segunda parte, sobre el ritmo de escritura, no están tan marcados, y mantiene un estilo más constante y dinámico. Algunos puntos es cierto que parecen un poco flojo, como por ejemplo, el arco especial del Sinsajo, que parece prometer tener funciones y trucos ocultos a lo James Bond y al final lo único que hace es vibrar. Un chasco, vamos. Igualmente, en la parte final parece que se van a abrir nuevas tramas, pero se cierra la trilogía sin desarrollar ideas que aparecen en la misma. O, por poner un último ejemplo, la escena en la que se enfrenta a las naves bombarderos del Capitolio con su arco y sus flechas explosivas, que a pesar de la acción y tensión que transmite, no puedes evitar una sensación de que Collins se ha sobrado en su esfuerzo por mostrar a Katniss disparando con el arco. Aunque todo esto no desmerece en absoluto el resultado final, pues nos ofrece muchas sorpresas y resoluciones inesperadas.

El primer volumen funcionaba perfectamente en solitario, y el segundo cojeaba bastante por tener demasiadas referencias al pasado y dejar el final abierto. Sinsajo, aunque depende en su punto de arranque de sus anteriores entregas, cierra el ciclo sin ningún problema, quedando un libro muy resultón y, posiblemente, el más completo de la trilogía, que sin ser tan impresionante como nos anuncian, si tiene puntos interesantes a su favor y resulta una lectura ligera y amena. votar