lunes, 30 de julio de 2012

Mis primeros juegos de rol (II)

Como uno no puede abarcarlo y tenerlo todo, mi repertorio de mis primeros juegos era algo selecto y escueto, pero se completaba perfectamente con los de mis amigos y compañeros roleros. Entre unos y otros, terminamos teniendo un abanico bastante amplio de material con el que jugar. Continuamos con esta micro-reseña nostálgica de los juegos de rol de mi juventud.



AD&D (2ª edición)


El clásico entre los clásicos, un referente en sí mismo de los juegos de rol. Posiblemente, fue el juego que más horas de entretenimiento y sufrimiento nos ha dado. Sufrimiento, sí, porque un servidor se empeñaba en jugar con un ladrón, el cual inexplicablemente en su primera pelea siempre recibía un rijostio que le dejaba con menos de la mitad de sus puntos de vida… y no se recuperaba en toda la partida. Por lo demás, el afán coleccionista de nuestro master de AD&D nos permitió jugar no solo a un mundo genérico inventado sino a los conocidos Dragonlance, DarkSun, Forgotten Realms… pues el tio se propuso conseguir todos los setbox de la época. Además, jugamos de una manera original: se inventó una macro-campaña en la que cruzábamos portales interplanos para viajar de un mundo a otro. Lo cual estaba bien para poder seguir jugando con tu personaje (que ya le cogías cariño), pero por otro lado, jugar con un personaje “normal” en DarkSun no deja de ser un poco putada, y actuar como si no supieras nada de los draconianos en Dragonlance se hacía un poco difícil:

PJ: “le ataco, pero retiro la espada rápidamente y me tiro al suelo de inmediato después de dar el golpe”.

Master: “Os recuerdo que no sabéis nada de los draconianos. Eso incluye el hecho de que se transformen en piedra o exploten al morir. No lo sabéis. Por lo que no podéis actuar como si lo supierais. ¿QUEDA CLARO O LO TENGO QUE REPETIR POR DECIMOCTAVA VEZ?”

Que os voy a contar…

Épico y molón a partes iguales
Paranoia

El juego sencillo para momentos tontos en los que no tienes nada preparado. Así de simple. En un mundo distópico y alocado, los mutantes son traidores, los miembros de sectas y organizaciones secretas son traidores, los que se oponen al gran ordenador son traidores… y tú (que eres mutante y miembro de una organización secreta) tienes que acabar con los traidores. En definitiva, a los cinco minutos de juego ignoras cualquier directriz de la partida para intentar acusar a tus compañeros de traidores y cargártelo, para quedar bien delante del ordenador, al tiempo que evitas que te endiñen a ti. En una ocasión simplemente nos encargaron ir a la habitación 18, en un edificio cuyas habitaciones numeradas solo llegaban hasta la 17. El director de juego no necesito más para los jugadores empezáramos a repartir leña. Posiblemente, uno de los juegos más divertidos que he jugado.

La portada lo dice todo

Cyberpunk 2020

Tengo que ser sincero: no recuerdo el sistema de juego de Cyberpunk. Eso sí, recuerdo que en cuanto ambientación estaba muy elaborado. Simplemente las páginas donde te recomiendas películas y libros para documentarte, inspirarte y ambientarte ya valía la pena, con las referencias a William Gibson, Bruce Sterling, Phillip K. Dick, “Blade Runner”, “Robocop”, "Johnny Memonic", “Matrix” (bueno, creo que matrix es posterior, pero si lo han reeditado y revisado seguro que entra)... Un mundo futuro, no demasiado lejano, lleno de gadgets tecnológicos, redes de información con conexiones neuronales, implantes cibernéticos, calles oscuras y peligrosas, corporaciones manipuladoras y siniestras… Todo lo que se ha convertido en tópico del subgénero cyberpunk se reúne en este juego, donde puedes convertirte en estrella del rock, mercenario, netrunner (hacker informático), motero nómada, policía o médico de campaña… y disfrutar de los implantes que nuestra economía nos permita. Incluso uno en… ehh, bueno… allí. Y más de uno de nosotros lo escogió. Antes que un blindaje, un brazo mecánico extra fuerte o ojos biónicos con visión nocturna. Lo primero es lo primero.



Vampiro: La Mascarada

Reconozco que con el Vampiro he tenido mala suerte. Un juego completo, con una ambientación cuidada y detallada, con todos los estereotipos de vampiros reflejados para que nadie se quede fuera, un abanico de poderes para hacer todo lo vampíricamente imaginable y algo más, una mitología bien estructurada, una mecánica simple y rápida… ¿Qué falló? Los directores de juego con los que me topaba. Siempre me he acercado como un neófito novato a este juego, que tantas alabanzas se ha llevado, y siempre me he encontrado con un director que me soltaba la ficha sin explicarme gran cosa. O que me daba la libertad de crear la ficha, sin explicarme gran cosa. Veamos, ¿Qué cojones significa “auspex”? Por lo menos, explícamelo y dime que poderes puedo usar con eso. O ayúdame a crear el trasfondo… ¿Qué puedo tener contactos? Guay, oriéntame a qué tipo de contactos puedo tener, o incluso, cuales me convendría… pero no, ni explicaciones ni orientación alguna. Así, las escasas partidas que he jugado he estado más perdido que Willy Fog con abono transporte. No obstante, ignorando el poco tacto de los directores con los que me he topado, el juego es una de las referencias más modernas (aunque ya tiene 20 años, no es un “carca” como D&D), que se complementa con una cantidad de módulos detallando más todavía los clanes, sus jerarquías, el mundo nocturno de las distintas ciudades… Recomendado, si encontráis un buen grupo…

Para muchos, uno de los mejores juegos de rol.


votar