jueves, 21 de junio de 2012

Gritos en el Pasillo

Cuando oí hablar de esta película tuve ideas contradictorias al respecto. Por un lado, deseaba verla, por otro, me aterraba. Admiración por una idea tan original como escepticismo por un concepto tan absurdo. Una lucha entre  sentimientos encontrados que solo podían resolverse de una manera: viéndola. Porque señores, cuando te dicen que una película se ha hecho con cacahuetes, uno solo puede levantar una ceja con gesto incrédulo y ponerse a buscarla.


“Gritos en el Pasillo” es una película atípica. Sus protagonistas son su mayor aliciente, ya que todos están representados con cacahuetes pintados. También aparece algún pistacho, haciendo de perro guardián. Con este elenco de actores, uno se puede esperar un esperpento de mucho cuidado. Pero sus realizadores logran sobreponerse a este concepto y nos ofrecen una historia seria.

¿Que un cacahuete no puede ser expresivo? ¿Como que no?
Un prestigioso ilustrador de cuentos infantiles, actualmente con poco trabajo, es contratado por el director de un manicomio (perdón, MANí-comio) en las afueras para pintar las paredes con murales que animen el ambiente de la lúgubre institución. Pronto nuestro protagonista se relacionará con los internos (caducados mentales) y los empleados del MANí-comio, descubriendo que no todo es lo que parece en el edificio. La historia no es simple, aunque esté contada con cacahuetes, y el descenso en la locura está magníficamente retratado. El suspense y el terror estarán presentes sin nada que envidiar a cualquier superproducción de Hollywood con actores reales de prestigio y medios más espectaculares.



Original en su concepto, con un desarrollo cuidado y una curiosa puesta en escena, la película y su planteamiento aúna el lado cómico de estar realizada con cacahuetes (es imposible escapar de ello) con una intriga de película de terror que, de estar hecha por actores reales y bien dirigida, sería espeluznante y soberbia. Aparte del lastre de su concepto, que a más de uno tirará para atrás, una de las mayores pegas que se le pone a la película es el doblaje, bastante normalito en la mayoría de los casos, y aunque ponen empeño, no acaba de ser redondo para un producto por lo demás bastante vistoso.

No seáis estrechos de mente y dadle una oportunidad a una película original, divertida e intrigante. votar