jueves, 24 de mayo de 2012

StarWars Battlefront II

En su momento ya os presenté el Star Wars Battlefront, el juego de batallas campales ambientado en el universo StarWars. Siendo un juego entretenido y bastante correcto, se echaban de menos algunas posibilidades en el sistema de juego, que con esta segunda parte se paliaron en parte.



El juego retoma el concepto de recrear batallas en los escenarios de las películas, entre dos bandos (ejercito clon contra droides en la época de la república, o rebeldes contra imperiales en la época de la rebelión). Al igual que en la primera entrega tenemos distintos tipos de unidades. Esta vez, cada bando tiene cuatro tipos genéricos:
-    El soldado de infantería (posiblemente, el que más frecuentemente usemos) usa un rifle de asalto, con el que podremos disparar ráfagas rápidas, pistola y granadas de mano.
-    El soldado de infantería pesada usa armamento pesado, y está equipado con una especie de bazuca pesado, una pistola, explosivos y minas. Será especialmente útil en escenarios con vehículos pesados, contra los que es especialmente útil.
-    El francotirador (el otro tipo que seguramente será el que más usemos, junto con el de infantería) está equipado con un rifle de largo alcance, pistola, granadas y un droide de reconocimiento. Su zoom con el rifle es más potente que el de otras unidades, y en el caso de los rebeldes y los droides, dispone de un doble zoom que le permite ser especialmente letal.
-    El ingeniero permite usar sus herramientas para reparar droides, torretas y vehículos. Como soldado de a pie no vale mucho, pero al pilotar vehículos posee la habilidad de reparar los daños del mismo. Además, puede arrojar suministros de munición y medicinas a sus compañeros.

Algunos escenarios se repiten de la primera entrega, pero nos ofrecen sorpresas nuevas.
Por otro lado, cada bando tendrá unidades especiales que tendremos que desbloquear en cada pantalla mediante una serie de logros:
-    La República cuenta con un Comandante clon, unidad con gran potencia de fuego, droide de reconocimiento y la posibilidad de aumentar las defensas de las tropas a su alrededor. También cuenta con un Jet-Trooper, equipado con una mochila de propulsión y un lanzador de protones.
-    La Confederación de Comercio ofrece la posibilidad de manejar a los droidekas, equipados con escudos, y a los magnaguarda, droides armados de gran potencia de fuego (como referencia, son los guardaespaldas del general Grievous)
-    El imperio es una evolución de la República, cuenta con un oficial imperial (armado con un mortero y la habilidad de aumentar el daño de las tropas aliadas cercanas) y el soldado oscuro, una mejora del jet-trooper.
-    Los rebeldes cuentan con la ayuda de los Wookies, las unidades más fuertes y resistentes del juego, y con los espías bothan, expertos en sigilo, armados con un incinerador y la habilidad de invisibilidad temporal.

Al margen de estas habilidades, cada unidad puede obtener mejoras si, en una sola vida, se obtienen una cantidad de puntos y aciertos, como son armas avanzadas, aumento de daño y regeneración automática de vida.

Tendremos nuevos vehículos y escenarios.
Aparte de las nuevas unidades especiales, esta segunda entrega del juego ofrece la posibilidad de jugar con los héroes (y villanos) de la película. Al igual que con las unidades especiales, al obtener determinados puntos nos habilitan el héroe/villano correspondiente al bando y planeta de la partida. De esta manera, podremos manejar a un jedi, al general Grievous, Jango y Boba Fett, Chewbacca o Han Solo. Cada uno contará con sus propios poderes, armas y habilidades, así que el abanico de posibilidades es bastante amplio. Por desgracia, manejar a un jedi no es tan emocionante, ya que a veces se hace difícil de controlar en encaramiento del personaje a la hora de atacar con el sable laser.

Se agradece la posibilidad de jugar con héroes y villanos, aunque no siempre será facil controlarlos.
Otra novedad del juego son las batallas navales. Estas se desarrollan en el espacio y nos forzará a demostrar nuestra habilidad como pilotos. En estas batallas, solo existen dos tipos de unidades, el Piloto y el Marine. Mientras que el primero puede regenerar daños de la nave que controla en marcha, el marine posee más potencia de fuego en el cuerpo a cuerpo. Comenzamos en la nave base aliada, donde debemos tomar un caza, bombardero o nave de transporte y salir al espacio. En la batalla, nos enfrentamos a cazas enemigos y naves mayores, como cruceros y destructores, que poseen zonas de daños separados como los propulsores, escudos de defensa, control de armas… depende de la zona dañada, así afectaremos a la nave enemiga. No solo podremos atacar desde nuestro caza: si conseguimos tirar sus escudos, podremos entrar en su hangar y descender de la nave para atacar desde dentro y sabotear sus sistemas.

El pilotaje de naves ha sido muy mejorado, y tiene sus propios escenarios.
El juego nos permite distintos modos de juego. La principal y más atractiva, es la campaña, que en esta ocasión nos mete en la piel de la legión de élite 501, desde su debut en Geonosis, a lo largo de las guerras clon, pasando por la ejecución de la orden 66 aniquilando a los Jedis y su conversión a las tropas imperiales a las ordenes directas de Darth Vader. Las misiones cuentan con un  factor historia más profundo y atractivo que en su predecesor, y en cada batalla deberemos ir cumpliendo objetivos (tomar un puesto de mando, defender un área un tiempo determinado, destruir un objetivo concreto o recoger un objeto), lo que le aporta un dinamismo especial al no limitarse a pegar tiros a todo lo que se mueva. La dificultad se irá incrementando con cada misión, y en determinadas batallas tendremos la opción de manejar a un héroe. El modo de acción instantánea también está presente, donde podremos optar por distintos juegos en cada planeta: conquistar la bandera (conseguir la bandera y llevarla hasta un puesto de mando seguro, sin que nos la robe el enemigo), batalla normal, batalla XL (básicamente, lo mismo con más unidades al mismo tiempo, a lo bestia) y caza (defender un área “cazando” los animales locales, como los Banthas en Hoth o Ewoks en Endor). Como curiosidad, si escogemos la opción de Asalto en Tatooine (Mos Eisley), enfrentaremos un ejército de héroes contra villanos, donde cada unidad serán los protagonistas de las películas. Es divertido jugar como Han Solo y encontrarse al girar una esquina con dos Emperadores y un Jango Fett dispuestos a eliminarte. Por último, contaremos con un modo de Conquista Galáctica, donde deberemos ir conquistando planetas uno a uno, batalla por batalla, de forma similar al primer juego, pero en este debemos mover flotas y conseguir recursos para comprar bonificaciones y refuerzos.

El duelo de héroes y villanos del "Asalto" en Mos Eisley es uno de mis modos de juegos preferidos.
BattleFront II gana muchos puntos respecto a su predecesora. La IA de las unidades se ha mejorado sensiblemente, la inclusión de batallas espaciales es una gran mejora, las unidades están más completas y personalizadas en cada bando y la inclusión de los héroes es una novedad muy grata (aunque en ocasiones es más complicado manejar al héroe que a la unidad normal). Con una dificultad aceptable, lo suficientemente alta como para ser adictivo pero no desesperante, y una puesta en escena estupenda, esta vuelta de tuerca al BattleFront es un juego recomendable para los fans de StarWars. votar