miércoles, 4 de abril de 2012

Señales del Futuro

En la irregular trayectoria de Alex Proyas nos encontramos un título bastante interesante, aunque de recepción un tanto polémica y dividida entre público y crítica. Después de un prometedor inicio con “El Cuervo”, sorprendernos con “Dark City” y de manejar un film comercial que pasó sin pena ni gloria como “Yo, Robot”, Proyas nos presenta un film de difícil clasificación como es “Señales del Futuro”.



En 1959, los alumnos de un instituto encierran objetos y dibujos en una capsula del tiempo, una cajita que enterrarán con la idea de recuperarla 50 años después. Lucinda, una triste y solitaria niña, tan solo escribe una serie de números sin aparente sentido, obsesionándose con escribir esas series de números. Pasados los 50 años, Caleb recibe la misteriosa nota de Lucinda. El padre de Caleb encuentra una secuencia en los números y termina concluyendo que las cifras son predicciones de accidentes y sucesos espantosos.

La obsesión por los números...
La película tiene una facilidad asombrosa para pasar de un registro a otro. Comienza con suspense, pasa al cine catastrofista, misterios místicos y a la ciencia ficción, al tiempo que desentrañamos los misterios que rodean los números, manteniendo la tensión y la expectación del público hasta el mismo final. Poco a poco, el protagonismo va cambiando también de manos, dejando a Nicolas Cage (aparentemente, el protagonista de la película) es un segundo plano para ceder el papel principal de la trama a sus verdaderos dueños. Mientras tanto, viviremos algunas de las escenas más espectaculares que hemos visto, en particular, la del accidente de avión, rodada en un solo plano secuencia sencillamente asombroso.

El accidente de avión es sencillamente espectacular.
Como indicaba al principio, la recepción de la película no está exenta de críticas negativas. Pero desde mi modesto punto de vista, la película es muy interesante, por ver como la trama pasa de un género a otro con fluidez y por el sorprendente final, cuyas referencias bíblicas (un poco obvias, es cierto) nos harán replantearnos nuestra interpretación de la historia. Visualmente es impactante por sus efectos e impecable por su fotografía, su trama interesante e inteligente… los puntos más negativos, la actuación de Nicolas Cage, actor que salvo contadas ocasiones me parece un poco “palo”. Una película que pasó relativamente desapercibida y que, debo reconocerlo, me sorprendió gratamente. votar