jueves, 26 de abril de 2012

Battlestar Galactica "Reimagined"

Los cylons fueron creados por el hombre. Se rebelaron. Evolucionaron. Parecen humanos. Algunos están programados para sentir como humanos. Y tienen un plan.
Con estas frases comienza el magnífico remake de la serie de finales de los años 70 “Battlestar Galactica”, o como se denominó por estos lares, “Galactica: Estrella de Combate”. Tomando ideas afines a su homónima serie de los 70, “Battlestar Galactica” (reimaginada, o “Reimagined”, como algunos la nombran para distinguirla de su antecesora), tenemos una interesante serie que va más allá de las simples aventuras en el espacio de los supervivientes.


La humanidad, repartida en doce colonias lejanas, vive tranquila tras haber sufrido, cuarenta años atrás, una cruel guerra contra los cylons, una raza de robots inteligentes que se rebelaron contra sus creadores. En un Status Quo, cada bando respeta las fronteras establecidas al final de la guerra, cuando sin previo aviso, los robots lanzan un masivo ataque nuclear contra las colonias. Prácticamente toda la totalidad de la raza humana es exterminada, y unas pocas naves supervivientes se unen a Galactica, una nave de combate que parece ser la única superviviente del holocausto. Huyendo de los cylons, los restos de la humanidad, apenas cincuenta mil personas, inician un largo camino buscando un nuevo hogar, que esperan encontrar en el legendario y olvidado planeta Tierra.

La Estrella de Combate Galactica, será un protagonista más por derecho propio.
Con este impresionante y sobrecogedor arranque, “Battlestar Galactica” nos presenta a una serie de personajes complejos que deben aceptar un destino desagradable. Galactica es la única nave en servicio que luchó en la primera guerra cylon y está a punto de retirarse para convertirse en un museo cuando recibe el ataque. El Almirante William Adama deberá hacer frente al ataque y renunciar a su retiro, al tiempo que acoge a los supervivientes de la matanza. Pronto se formará un gobierno, presidido por Laura Roslyn, antigua ministra de educación que por azares de la batalla, es el único miembro vivo del gobierno. El enfrentamiento entre el poder militar y el poder político será tan duro como el combate con los cylons.



El resto de protagonistas también arrastran un pasado lleno de rencores y pasiones que lastraran sus relaciones personales, se merecen un análisis detallado:

- El capitán Lee Adama, hijo del Almirante William, mantiene una fría y distante relación con su padre debido a la muerte de su hermano. Al mismo tiempo, mantendrá una relación de amor-odio con Starbuck, y se convertirá en intermediario entre el poder político y la fuerza militar, dejándole en la cuerda floja aferrado únicamente a sus creencias y su sentido del honor.
- Kara Thrace “Starbuck” es indisciplinada y pendenciera, lo que le provocará más de un altercado con el Coronel Saul Tigh, pero es posiblemente el mejor piloto de Galactica. Mantuvo una relación con el difunto hijo del almirante, y este tiene un vinculo especial con ella por el que la perdona sus salidas de tono.
- El Coronel Saul Tigh, un oficial alcohólico y acabado, es sin embargo el segundo al mando y el mejor amigo de William Adama.
- Gaius Baltar, un destacado científico que participó involuntariamente en el ataque cylon, se suma a la tripulación de galáctica, haciendo gala de una personalidad prepotente y egolatra que pondrá en contra suya a toda la tripulación, al tiempo que se mostrará cómo sus visiones le hacen dudar de su propia cordura.
- Laura Roslyn, un miembro del antiguo gobierno que prácticamente pasaba desapercibido, asume la presidencia, tomando una pesada carga sobre sus hombros. Pronto se descubre su enfermedad terminal, un cáncer mortal, que no le impide persistir en su búsqueda de la tierra.
- Shannon "Boomer" Valeri, sufrirá la paranoia de los agentes cylons infiltrados de manera especial, al llegar a dudar ella misma sobre si es una cylon o no.
- Jere Tyron: el jefe de ingenieros es un personaje con caracter determinado y perseverante, mantiene una relación sentimental con Boomer, será encargado de mantener el orden en el caos de los hangares.

Son los principales, pero no los únicos, protagonistas, entre los que se desatarán pasiones y enemistades. Todas las relaciones entre los personajes se complican cuando se descubre que los cylons tienen apariencia humana y pueden estar infiltrados en la nave. A la lucha de poderes se suma la paranoia y desconfianza mutua, de manera que resolver las crisis no siempre será una tarea sencilla.

Los cazas "Viper" adquirirán un protagonismo especial.
Durante cuatro temporadas, la evolución de estos personajes y de la guerra nos sorprenderá con giros inesperados y multitud de sorpresas. A lo largo de la primera temporada, el desarrollo de la serie se basará en crisis más o menos aisladas, centrándose más en las relaciones de los personajes. Tratar de eludir los ataques cylons, sabotajes o revueltas civiles serán los temas de cada episodio, que se resuelve en el mismo capítulo dejando paso a nuevas crisis, algunas capaces de mantenernos en tensión como el episodio en que cada 33 minutos exactos los cylons atacan la nave, sin descanso, o la revuelta de prisioneros en una nave prisión que amenazará la ya de por sí escasa estabilidad del gobierno.

Los centuriones cylons adoptan una imagen más moderna y agresiva.
La segunda temporada añade nuevos elementos a la historia, haciendo que la trama tenga mayor continuidad de un capítulo a otro y permitiendo un desarrollo más complejo de los protagonistas. La inclusión de elementos místicos, con profecías y visiones mesiánicas, me sorprendieron mucho, pues no esperaba encontrarlas en una serie de acción y ciencia ficción como esta, pero tras la sorpresa inicial debo de reconocer que hacían la serie mucho más atractiva y original. A lo largo de esta temporada, conoceremos nuevos personajes que darán un giro a la historia, con la aparición de la BattleStar Pegasus y la temible Almirante Cain, acentuando la división interna en el bando humano y la lucha de poderes entre sus líderes. Con un sorprendente capítulo final, en el que la humanidad parece encontrar un nuevo hogar en un remoto planeta bautizado como “Nueva Cáprica”, cede el paso a la tercera temporada.

Aunque algunos cylons modernos son más agradables de ver...
La tercera temporada tiene un arranque curioso, ya que en cuatro capítulos despachan lo que hubiera dado para una temporada entera. El Éxodo forzado de Nueva Cáprica promueve nuevas divisiones y rencores entre la flota humana, al tiempo que los traumas por las dificultades pasadas empiezan a pasar factura. Un nuevo elemento se introduce en la trama, y la aparición de cinco nuevos cylons de los que ni siquiera los cylons normales hablan abiertamente. Toda la temporada se orienta en la huida humana, las nuevas divisiones y la presentación de estos cinco últimos cylons, cuya identidad será revelada en un espectacular capítulo final. Tan espectacular, que en la última secuencia cambia la estética de la imagen del espacio de la serie y hasta la música, con una versión exótica e hipnótica de “All Along the Watchtower”, de Bob Dylan, reinterpretada y adaptada magníficamente con Bear McCreary.

La incorporación de este personaje traerá más de un quebradero de cabeza a la tropa.
Entre la tercera y la cuarta temporada nos presentan “Razor”, una película que recupera algunos de los hechos de la segunda temporada en la Pegasus y la almirante Cain. Una historia dura, que muestra los hechos que la Pegasus tuvo que afrontar en solitario y como su almirante se mantuvo firme y dura ante el enemigo.

La cuarta y última temporada hará hincapié en los asuntos religiosos, mostrándonos a un Gaius Baltar que ha evolucionado hacia una especie de profeta. La división en la flota cylon dará lugar a extrañas alianzas, que provocarán nuevas divisiones entre los humanos, al tiempo que conoceremos el origen de los cinco últimos cylons. Al final, un espectacular y asombroso triple capítulo final pondrá fin a la búsqueda con revelaciones increíbles.


Para rematar, y teniendo en cuenta el tirón que la serie tuvo entre el público, se lanzó una película titulada “El Plan”, en referencia al plan que durante las dos primeras temporadas la introducción de la serie nos decía que tenían los cylons. En retrospectiva, la película narra con un ritmo algo extraño los eventos que ya vivimos en la serie, esta vez desde el punto de vista de los cylons, narrando su plan para exterminar la humanidad. Los dos “Número Uno” que discuten sobre si el plan fue un error o no son el punto de arranque y final para los flashback. Un tanto incompleta y desilusionante, “El Plan” es un cierre un tanto agridulce para una serie que tanto me ha gustado.

La serie tiene una puesta en escena espectacular, con unos efectos especiales bastante interesantes. En las secuencias del espacio juegan con el sonido, amortiguándolo de modo que, sin llegar al extremo de FireFly en el que eliminan el ruido en el espacio, si nos ofrece esa sensación de que estamos en un medio extraño y distinto. Jugando con los movimientos de la cámara y el zoom, el efecto general es muy particular y resultón. Es curioso cómo, a pesar de estar realmente cuidados la imagen y los efectos, las escenas de batallas navales no son el punto fuerte de la serie. Están ahí, y son espectaculares, pero la trama se aparta de recrearse en estas escenas para enfocarse más bien en el desarrollo de la historia y en las distintas crisis. De hecho, hasta los propios cylons son una mera excusa para mostrar las rivalidades entre las facciones humanas.

Lo sabemos, es dificil mantener una conversación y centrarse con esa pedazo de rubia delante.
La ambientación toma elementos de la serie original, como son la religión basada en la mitología clásica con los dioses del Olimpo, añadiendo profecías y elementos propios. El interior de la nave está diseñado para recordar el ambiente opresivo de un submarino, sobre todo el puente de mando, en el que se vivirán algunas de escenas de mayor tensión y angustia. No faltan los detalles interesantes, como mostrar el número de supervivientes en los títulos de créditos, número que capítulo a capítulo ser irá actualizando y reduciendo.

Este remake recoge la idea original de la antigua serie, y con algunas variaciones menores, huye de la ingenuidad de la originalidad y nos ofrece una vuelta de tuerca sobre la historia, reinventándola y modernizándola. Consigue que tenga consistencia por sí misma y sobrepasa a su predecesora dando a la trama y a los personajes mayor profundidad. No son héroes, solo son humanos, y como tales tienen sus propios defectos y sombras. Un dato curioso, Richard Hatch, actor que interpretaba a Apolo en la serie original, aparece en esta nueva adaptación como Tom Zarek, un preso político que se opone al gobierno establecido. La mayor parte de sus apariciones serán enfrentándose verbalmente precisamente con Apolo. Añadiendo más referencias a su predecesoras, el centurión cylon que se muestra en el museo de Galactica, de las primera guerra contra los droides, es uno de los cylons de la serie original.

Con los elementos místicos y religiosos de la serie, era dificil resistirse a una imagen como esta.
La banda sonora merece un comentario particular. Ya la introducción resulta sorprendente, usando una canción lenta y melódica, particularmente triste, exótica y evocativa, que contrasta con las duras imágenes de guerra de los títulos de entrada. Algunos temas resultan particularmente atractivos, como la melodía que asocia a los cylons y a los cinco últimos, la cual desencadenará la adaptación de “All Along the Wacthtower” que ya comentamos antes. Para el oído atento, la banda sonora original de la serie de los 70 aparecerá en un par de ocasiones, capturando la esencia militar y casi épica de la melodía para encajarla en la nueva visión de la historia de manera muy inteligente.

Tenía que añadir esta foto...
“Battlestar Galactica (reimagined)” es una de las series de ciencia ficción más recomendables que hemos visto en los últimos tiempos. Algunos capítulos son capaces de mantenernos pegados al sillón manteniendo una tensión magnífica, y el realismo con que son retratados muchos de sus personajes es un gran acierto que consigue enganchar al público. Con una buena retahíla de premios y menciones respaldándola, es una serie que cuando terminéis de verla os preguntareis como habéis tardado tanto en decidiros. Como yo.
votar