lunes, 5 de marzo de 2012

Bang!

Bang! es un juego de cartas ambientado en el salvaje oeste. Con una estética bastante curiosa y acertada que nos recuerda la época dorada de los spagghetti-westerns (al más puro estilo "El Bueno, El Feo y El Malo"), un sistema simple pero efectivo, y un enfoque que apunta al pique entre jugadores, nos encontramos con un juego sencillo pero divertidísimo.


Cada jugador representará a un personaje y se le asignará un rol. El personaje determina sus puntos de vida y le otorga una característica especial, mientras que el rol (sheriff, ayudante del sheriff, forajido o renegado) determinará su objetivo en la partida. Dado que solo el rol del sheriff se muestra al comienzo de la partida, ningún jugador sabrá que rol tiene el resto. Para ganar la partida, el sheriff y sus ayudantes deben eliminar a los forajidos y renegados; los forajidos, eliminar al sheriff; los renegados, eliminarlos a todos, lo cual implica dejar al sheriff para el final y batirse en duelo con él. Dado que solo conocemos el papel del sheriff, el principio de la partida será muy cauteloso, para que nadie demuestre abiertamente su rol y sea objetivo de sus adversarios.

 La dinámica del juego es muy sencilla. El rango de alcance de cada jugador, al principio, es de uno. Esto significa que solo puede disparar contra los jugadores que tiene inmediatamente a su izquierda y su derecha. Para disparar a otro jugador, tendrá que disponer de un rango igual a la distancia (en jugadores) que le separa de él. Las distintas armas y objetos que jugamos durante la partida alterarán el rango de alcance y la distancia a la cual nos encontramos de nuestros compañeros. Por cada turno, robamos dos cartas, pudiendo jugar el número que queramos de ellas, con una excepción: solo podremos disparar (jugar una carta de BANG) una vez por turno, a no ser que nuestra arma o habilidad especial nos permita hacerlo más veces. Solo podemos disparar a los jugadores que estén dentro de nuestro rango. El objetivo puede esquivar el disparo, ya sea jugando una carta de FALLASTE, o algún objeto u habilidad especial, como el barril (que al azar nos da la posibilidad de que el tiro falle). Si no puede esquivar el disparo, se quita una vida, hasta el momento en que se quede sin ellas, en el que tendrá que desvelar su rol y abandonar su partida.

La dinamita nos proporcionará los momentos más divertidos y de mayor tensión de la partida.
Las reglas no ofrecen mucha complicación, y las cartas en la edición básica son lo suficientemente variadas para permitirnos bastante flexibilidad en las partidas. Además, cada personaje nos ofrecerá con sus habilidades distintas estrategias según el rol que nos haya tocado. Todo, unido al carácter deductivo tratando de averiguar el rol de los demás, y a los irremediables piques entre jugadores, nos ofrece horas de diversión. Cada partida, por mi experiencia (basada en jugar con 4 o 5 jugadores), dura entre 15 y 30 minutos, lo que lo hace bastante dinámico y nada pesado, ideal para terminar una partida y empezar otra. Pero si queréis complicar y añadir más diversidad a las cartas, hay publicadas un par de expansiones. Como curiosidad, se publicó una caja con el juego básico, las expansiones y algún extra más, en forma de bala, muy interesante de tener aunque solo sea por lo curioso del envase.

La edición especial "La Bala" contiene el juego básico, las expansiones y alguna sorpresa más.
Dinámico, sencillo, rápido y sobre todo, muy divertido. Ideal para jugar con gente sin necesidad de controlar las reglas o la ambientación. Muy recomendado para pasar muy buenos ratos.

votar