jueves, 2 de febrero de 2012

XCOM: UFO Enemy Unknown

La humanidad se enfrenta a un inesperado enemigo: una invasión alienígena. Con una tecnología más avanzada y desconocida, los humanos están en plena desventaja en la contienda. Los gobiernos de la tierra se unen para crear una agencia multidisciplinar, XCOM (eXtraterrestrial COMbat) para combatir la amenaza. Y tú debes dirigir esta agencia.

Con este arranque nos encontramos con un juego de estrategia que, a pesar del tiempo pasado, sigue siendo un juego completísimo y nada sencillo. La acción del juego se divide en distintas pantallas y acciones, tomando decisiones logísticas, estratégicas y tácticas de combate sobre el terreno. Al principio, debemos instalar nuestra primera base, en la que dispondremos de un par de cazas, un transporte aéreo, instalaciones básicas de investigación e ingeniería, un arsenal básico y un grupo reducido de personal, entre militares, científicos e ingenieros. Igualmente, recibiremos una asignación monetaria de cada uno de los gobiernos de la tierra. Si situamos estratégicamente nuestra base, podremos interceptar las incursiones alienígenas de esa zona, y si tenemos éxito, los gobiernos locales aumentarán la asignación monetaria que mensualmente nos otorgan. En cambio, si descuidamos una zona o no tenemos éxitos en nuestras incursiones, la asignación se irá reduciendo, pudiendo llegar a perderla por completo al intentar algunos gobiernos negociar directamente con el enemigo.

Vista del planeta tierra, en busca de avistamientos de OVNIs
Así pues, es imprescindible que cualquier avistamiento sea interceptado. Con nuestros cazas podremos perseguir y atacar las naves alienígenas en el aire. Si aterrizan o son derribados, el transporte de tropas podrá desplazarse al lugar, eliminar a los alienígenas y recuperar material para su estudio posterior. En este caso, pasamos a un escenario táctico, donde debemos mover nuestros soldados en un terreno desconocido, en busca de los seres extraterrestres, intentando salvar los posibles civiles que hubiera en la zona. Con un sistema simple, basado en turnos, el juego nos ofrece distintas opciones de maniobra, como tumbarse al suelo para aumentar la puntería, disparar ráfagas (varios disparos con menor puntería), usar explosivos, intentar dejar inconscientes a los alienígenas, cambiar el tipo de munición… Con cada misión, los soldados cogerán experiencia y subirán en rango militar, aumentando su puntería, velocidad, valor, moral y resistencia, añadiendo elementos de RPG al juego. Estas características se harán patentes en el terreno táctico, dándose casos de soldados con poca moral que, al ver morir a sus compañeros, entran en un estado de pánico que le lleva a tirar su arma y salir corriendo o disparan sin control al aire (con la consecuente pérdida de munición y el riesgo de alcanzar a sus compañeros o civiles inocentes).

Las incursiones sobre el terreno nos pueden deparar algunas sorpresas desagradables.
Mi consejo: suelta una granada y corre...

En estas incursiones podemos recuperar los cuerpos de los extraterrestres muertos, armas alienígenas, equipamiento de sus naves, o incluso capturar alienígenas vivos. Todo esto, imprescindible para avanzar en la defensa de la tierra, supone un problema logístico, ya que necesitaremos almacenes para acumular el material o aéreas de contención especiales para los seres capturados. A cambio, podremos poner a nuestros científicos  a investigar todo este material, aprendiendo a contrarreloj de la avanzada tecnología alienígena, realizando autopsias para descubrir los puntos débiles de cada raza alienígena (pues no tardaremos en descubrir que hay varias) y adaptar las nuevas armas para el uso de nuestros soldados. Al mismo tiempo, podremos poner a nuestros ingenieros a trabajar para crear armas más potentes, armaduras de defensa, naves más avanzadas y todo tipo de utensilios (como los detectores de movimiento, o la avanzada arma de control mental). Y si estamos apurados de dinero o de espacio en el almacén, podemos vender los artefactos a empresas privadas.

Debemos ser rápidos en interceptar a los Ovnis, pero cuidado,
si son demasiado grandes y poderosos, podemos perder nuestros cazas en el ataque.

Al principio, las incursiones serán escasas y con naves pequeñas, con una raza alienígena relativamente débil, orientadas a hacer abducciones y exploración, pero poco a poco las naves serán mayores, los avistamientos más frecuentes y las razas más fuertes, guerreras y peligrosas. Llegará un momento en el que atacarán ciudades con el único objetivo de sembrar el terror, donde deberemos asistir con nuestros soldados a proteger a los ciudadanos.

Nuestras bases se llenaran de instalaciones con distintos fines.

Poco a poco, deberemos ir aumentando las instalaciones de nuestra base y creando bases nuevas en distintos lugares del mundo, con el objeto de cubrir la mayor cantidad de terreno posible, y contratar más soldados y personal civil. Al tiempo, nuestros científicos deben descubrir la manera de detener la invasión, hecho que nos terminará conduciendo a Marte para combatir al enemigo en su propio terreno.

Uno de los momentos de mayor tensión será al desembarcar de nuestro transporte:
el enemigo puede estar esperando y dispararnos sin darnos tregua.

No resulta un juego sencillo, ya que las incursiones tácticas son tremendamente peligrosas y si no movemos a nuestros hombres con cuidado, acabaremos perdiendo a más de uno. Debemos darnos prisa con las investigaciones, ya que cuando empiecen a llegar las razas más duras tendremos que estar preparados y equipados. Igualmente, hay que revisar las estadísticas para no dejar zonas del planeta descubiertas y evitar así la pérdida de confianza de los gobiernos. Algunas razas alienígenas nos las harán pasar canutas, como las desagradables crisálidas que con un toque convierten a civiles y militares en zombies infectados que, al cabo de unos cuantos turnos, mutan en nuevos crisálidas. No podemos descuidar las defensas de las bases, ya que si tenemos mucho éxito, podemos sufrir ataques en nuestra propia casa. Existen multitud de detalles que debemos cuidar en el juego, evitando quedarnos estancados y en desventaja con el enemigo.

Será interesante descubrir lo que una autopsia puede revelarnos.

En definitiva, un juego que nos promete horas de entretenimiento, de rompernos el coco, desesperarnos al ver morir a nuestros marines y realizar descubrimientos asombrosos. No voy a negar que a la larga, el juego puede hacerse repetitivo y algo cansino, pero el interés por descubrir los avances científicos y descubrir como acabar con la amenaza es un impulso muy grande como para dejarlo a medias. El éxito del juego ha dado lugar a una serie de juegos y varios clones realizados por aficionados. Incluso una adaptación para jugar en PDAs y alguna adaptación a Windows. Si os gusta la estrategia completa, deberíais probar este juego.

Equipate para la aventura...
votar