lunes, 13 de febrero de 2012

Leyendas de la DragonLance, de Margaret Weis y Tracy Hickman

Un año después de los acontecimientos narrados en “Las Crónicas de la DragonLance”, la vida de los héroes a cambiado radicalmente. Separados, cada uno viviendo su vida, y en una paz relativa, volvemos a encontrarnos con Tanis, Caramon, Raistlin, Tas y Laurana en una nueva aventura, ofrecida como no en formato de trilogía (“El Tempo de Istar”, “La Guerra de los Enanos” y “El Umbral del Poder”), conocida como “Leyendas de DragonLance”.



La Guerra de la Lanza ha terminado y la Oscuridad ha desaparecido. Raistlin se ha convertido en un poderoso hechicero y ya no necesita a su hermano. Después de irse a vivir a una torre en solitario, Caramon se casa con Tika, pero el tiempo de descanso e inactividad han hecho mella en él, convirtiéndolo en un alcohólico gordo y perezoso, una sombra del enérgico guerrero que fue. Tanis está vinculado a Laurana y sus obligaciones en la corte, y Tasslehoff se aburre como una ostra ahora que no hay aventuras. Pero no todo está tranquilo. Raistlin planea un plan para convertirse en Dios y sustituir a la Reina de la Oscuridad. Para ello, debe engatusar a Crysania, una bella sacerdotisa de Paladine, para que le acompañe en un viaje en el tiempo, en el que pretende retroceder a la época anterior al Cataclismo y sustituir al más poderoso mago que existió jamás, el temible Fistandantilus. Casi por casualidad, Caramon y Tas viajan con los dos al pasado, donde deberán ser testigos de los acontecimientos: La Guerra de los Enanos y el mismo Cataclismo.

El mago de túnica negra Raistlin y la sacerdotisa blanca Crysania
nos ofrecerán una historia de amor, odio y rivalidad, intensa y complicada.
Margaret Weis y Tracy Hickman vuelven al mundo de Krynn para ampliar la historia y mitología del mundo que crearon con “Las Crónicas”. Abandonando la restricción de “partida de rol novelada”, se permiten ahondar en la psicología de los personajes, centrándose en los gemelos Raistlin y Caramon de una manera especial. Crysania, el nuevo personaje creado para esta trilogía, también tendrá un protagonismo destacado, en su relación con Raistlin. Ambición, amor y prepotencia marcaran el carácter de ambos, mientras que el afán de superación, supervivencia y el impulso protector será la seña de identidad de Caramon. Tas no deja de ser el secundario cómico que era en “Las Crónicas”, pero su presencia en la historia no será meramente anecdótica, sino que tendrá un peso importante en los acontecimientos.

El enfrentamiento entre Raistlin y Fistandantilus será una lucha épica.
Mucho más profunda y seria que su trilogía predecesora, “Las Leyendas” narra con admirable soltura las consecuencias de un viaje en el tiempo y como el flujo de la historia se corrige a sí mismo. El paralelismo que explican entre el tiempo y el curso del río es tan sencillo como genial: si lanzas una piedra al río, causaras unas pocas ondas, pero no alterarás su curso. Así, la presencia de estos viajeros del tiempo cambiará ciertos detalles en la historia, pero no su final.

La edición de coleccionista nos ofrece los tres títulos con anotaciones de los autores.
Para los amantes del mundo de la “DragonLance”, será un descubrimiento poder vivir de primera mano el famoso Cataclismo, conocer en persona a Fistandantilus y, cómo no, profundizar en el conocimiento de los hermanos Majere. Con un desarrollo fascinante de los acontecimientos y un final sorprendente, “Las Leyendas” supera con creces, en mi humilde opinión, a su predecesora. votar