jueves, 19 de enero de 2012

Enredados

No es que sea muy fan de Disney, pero aprovecharemos el reestreno en cines de “Enredados”” para hablaros de la última creación infantil de Disney.



La historia es una adaptación libre de Rapunzel, la joven de cabello interminable que vive encerrada en una torre. En esta ocasión, el cabello de la joven tiene propiedades mágicas, que permiten sanar y conservar la juventud. Una malvada bruja secuestra a la joven siendo un bebé y la encierra en una torre, haciéndola creer que es su hija y que la está protegiendo. La historia se complica cuando un joven ladronzuelo, Flynn Rider, encuentra la torre por casualidad.

La persecución de Máximus a Flynn nos ofrecerá los momentos más emocionantes de la película.
La historia es entretenida, y aunque orientada a un público infantil, no resulta noña ni tonta, y tiene algunos puntos muy divertidos y favorables. La factura técnica es impecable, tanto en diseño de los personajes como las animaciones, escenarios y los detalles. Pero lo mejor viene de mano de los secundarios, que eclipsan a los propios protagonistas: Máximus, un caballo de la guardia real, obstinado en capturar a Flynn, y el pequeño camaleón de Rapunzel. Ninguno habla, pero su expresividad los hace ser tan elocuentes como el resto de personajes. El personaje de Rapunzel también es interesante, pues esta nueva princesita Disney nos muestra una joven inocente, soñadora y alocada que se gana la simpatía del público. Además, protagoniza uno de los mejores momentos de la película, desarrollando un trastorno bipolar divertidísimo. El resto de personajes, siendo muy estandarizados (Flynn, que de granuja que se convierte en bueno, la mala que es mala malísima, y muchos secundarios cómicos), cumplen su función bastante bien.

La sartén: el arma de combate definitiva.
En cuanto a la música, quizá sea el punto más débil de la película (no me suelen gustar los números musicales de Disney, todo sea dicho). En este caso, parecen estar un poco metidas con calzador y no hay ninguna canción pegadiza que, al terminar la película, te encuentres tatareando.

¿¿¿¿Que todavía no has llevado a tu hijos a ver Enredados????
Así pues, una película entretenida, divertida, ideal para ver con críos, sencilla y directa. Quizá no sea la mejor indicada para hacer la competencia a “Shrek”, o a “Como Entrenar a tu Dragón”, películas que considero mucho más completas y divertidas, pero no cabe duda de que nos hará pasar un buen rato.
votar