lunes, 9 de enero de 2012

El Exorcismo de Emily Rose

Siempre que se habla de cine de terror tenemos presente como referente la magnífica y archiconocida “El Exorcista”. Pero “El Exorcista” es una película fantástica repleta de efectos especiales, que dotan de irrealidad toda la acción, haciéndonos conscientes de que es una ficción y basando su terror en esos efectos especiales, deliberadamente desagradables. Pero el asunto de los exorcismos en la vida real da para mucho, sin necesidad de efectos visuales, y sigue siendo un tema aterrador. Con esta premisa de hacernos llegar una película de terror sin alardes visuales y basada en hecho reales, nos llega “El Exorcismo de Emily Rose”, sencillamente aterradora por su realismo y credibilidad. No os engañeis, a pesar de que su título nos haga pensar en la ya clásica película, las diferencias en su planteamiento y desarrollo son lo suficientemente grandes para merecer análisis por separado, huyendo de toda comparación.



La película se centra en el juicio a un sacerdote, acusado de homicidio por negligencia por la muerte de la joven Emily Rose, al decidir practicar un exorcismo ignorando cualquier práctica y recomendación médica. Su abogada, una agnóstica descreída, arriesga su carrera al representarle. Usando flashback, nos narran distintos episodios de la vida de Emily, contados por distintos personajes, con la intención de explicar los síntomas que presentaba la joven y que la llevaron a someterse a un exorcismo. Durante el juicio se producirán distintos enfrentamientos entre fiscalía y defensa, a fin de intentar justificar unos los síntomas de la chica desde un punto de vista médico, o de justificar la creencia y explicación religiosa del sacerdote los otros.

Es dificil escapar de las odiosas comparativas
 La película juega con el terror psicológico más que con el visual, ya que las explicaciones médicas suelen estar tan cogidas por los pelos que empiezan a resultar más creíbles la teoría de la posesión, pero siembra la duda dejándonos en suspense, planteándonos si una posibilidad así es real. Ver a una niña dando un giro de 360º a su cabeza es aterrador visualmente, pero claramente irreal. Pero las escenas y episodios que sufre Emily Rose en la historia que nos incumbe son creíbles, realistas y nos hace dudar entre la enfermedad mental y la posesión. Para ello, cuenta con una cuidada puesta en escena y montaje, con una iluminación, fotografía y montaje sonoro (que no siempre es unicamente la música) que ya de por sí consigue crear un ambiente inquietante.

La recreación del exorcismo será la escena cumbre de la película, sobrecogedora y aterradora
La historia está basada en el exorcismo verdadero de Annelises Michel (cambiando el nombre de la joven, y su ubicación, de Alemania a EE.UU.), y si bien también incluye elementos fantásticos en torno a la abogada defensora, la película está planteada con un realismo y credibilidad bastante sólidos,.Además, consigue mezclar dos generos tan dispares como el terror y el cine de juicios, con bastante buen criterio y acierto.

Sin necesidad de grandes alardes de maquillaje y efecto especiales,
los ataques de Emily Rose son inquietantes y espeluznantes.
Si os gusta el terror psicológico más que la carnaza y la casquería, una película que va más allá de los bichos y asesinos psicópatas con dotes creativas, deberíais disfrutar de esta cinta, que además, nos abre las puertas a un interesante debate ético-religioso.

votar