lunes, 5 de diciembre de 2011

Como Conocí a Vuestra Madre

Con la premisa de un padre de familia, Ted Mosby, narrando en el año 2030 a sus hijos la historia completa de cómo conoció a su esposa (y madre de los niños, evidentemente), arranca una serie divertidísima y original como pocas.


Ted narra sus años de juventud, como arquitecto recién licenciado, rodeado de sus amigos, en busca de la pareja ideal con la que establecerse y tener hijos (dos, un niño y una niña, que se llamarán Luke y Leia… para que os hagáis una idea). En cada capítulo seguiremos las andanzas de Ted con la chica que en ese momento el considera ideal (y serán unas cuantas a lo largo de las seis temporadas emitidas), mientras Lilly y Marshall (la pareja ideal que llevan juntos desde la universidad) evolucionan como pareja, Barney (el eterno soltero, ligón y manipulador) vive la vida a tope y Robin (canadiense recién llegada a Nueva York) se incorpora a la pandilla mientras se busca la vida como periodista televisiva. Como Ted comenta al principio a sus hijos, todo importa, así que narra detalladamente toda su historia, año por año y novia por novia, hasta que encuentra a su mujer ideal. Pero no os hagáis ilusiones. En seis temporadas, apenas se ha visto un tobillo de la susodicha mujer, pero eso sí, veremos su dormitorio. Pero no todo es Ted y su búsqueda del amor, ya que el grupo de amigos protagonizarán historias propias que influirán en el desarrollo de la serie. Algunos de estos secundarios se han ganado un hueco especial en la serie y entre sus seguidores, como Barney, que tiene una legión de fans acuñando su filosofía de vida y sus frases lapidarias.

Las aventuras de los cinco protagonistas son tan dinámicas como divertidas.

Con una agilidad y ritmo narrativo sorprendente, en episodios de apenas veinte minutos la serie es capaz de divertirnos, emocionarnos y sorprendernos con un cuidado uso de los flashback y las historias cruzadas. Cada personaje, con una personalidad perfectamente definida, complementa al resto, y el uso de las exageraciones y estereotipos en esas personalidades solo sirve para acentuar el humor de las situaciones. Para rematar, nos iremos encontrando cameos como Brittney Spears  o Kate Ryan en algunos episodios, detalles que alimentan la diversión.

Las explicaciones, reglas y frases de Barney se han convertido en uno de los atractivos de la serie.
Divertida, desenfada, dinámica, ligera, original… una serie fresca que os recomiendo si queréis pasar un rato divertido. Por el momento, seis temporadas, y dos más en camino, así que teneis material de sobra. votar