lunes, 5 de diciembre de 2011

Buscando a Drácula

A veces las visitas al centro comercial te deparan sorpresas agradables en la sección de librería. Además, en forma de oferta, que siempre ayuda más. El caso es que en uno de esos paseos haciendo la compra me encontré con un libro alargado, en formato apaisado, con una nívea portada blanca y el enigmático título de “Buscando a Drácula”.

A medio camino entre la novela gráfica, relato y ensayo, la novela nos sumerge en un supuesto diario, encontrado en una vieja librería con multitud de libros viejos sin catalogar, escrito por Jonathan Harker durante su viaje desde Inglaterra a los Balcanes, para entrevistarse con el Conde Drácula en relación a unas propiedades que este pretendía adquirir en Londres. Al ojear el libro por encima, destaca la cuidada maquetación y diseño, donde se intenta imitar la escritura a mano del Señor Parker en su diario, con multitud de ilustraciones, retratos, cartas y notas añadidas, como si de un diario real se tratase. En su relato, Jonathan narra su paso por Londres, París, Munich, Viena, Budapest, Bistritz… hasta el temido castillo de Drácula. En su camino, una enigmática condesa aterrará al joven abogado, cuyo terror se verá desbordado al conocer a su cliente.



Una pequeña joya, no tanto por su texto como por sus ilustraciones, es cierto, pero inseparables ambos, que nos sumergen en un collage de tintas, acuarelas, pinceles, creando el ambiente del terror más clásico. Una vuelta de tuerca original sobre una historia ya conocida, bellamente plasmada, agradable de leer y de ver. Y económica, por apenas 6€ podéis conseguir esta obra, de 140 páginas a color.

votar