jueves, 17 de noviembre de 2011

El Caballero Oscuro - The Dark Knight

Hacía tiempo que quería hablar aquí de “El Caballero Oscuro”. Con el reinicio de la historia de Batman con “Batman Begins”, Christopher Nolan reinventó al héroe con una perspectiva realista (dentro de la trama fantástica y aventurera), dotándole de una credibilidad que pocas veces hemos apreciado en el cine de superhéroes.


Con “El Caballero Oscuro”, se repite el planteamiento con un desafío añadido: introducir al Joker y a Dos Caras, personajes antológicos en la historia de Batman y con un marcado acento comiquero, estridente y colorido. ¿Cómo encajar a ambos personajes en el transfondo oscuro y realista del nuevo Batman? Nolan lo consigue, y ayudado por el difunto Heath Ledger en el papel de Joker, y Aaron Eckhart como Harvey Dent (alter ego de Dos Caras), plasma a dos personajes complicados con soltura y, como no, credibilidad.

Joker llega a ser un personaje realmente aterrador.
En el caso del Joker, nos presenta a un peligroso psicópata, amante del caos, al que el dinero y la motivaciones normales de los criminales no le afectan. Lo suyo es la destrucción, la violencia gratuita, el caos absoluto. Sin pasado, y sin una aparente preocupación por el futuro, aterroriza la ciudad usando su retorcida mente para los planes más enrevesados. Su presentación en el asalto al banco es sencillamente genial, [Zona Spoiler] al provocar no solo el miedo entre los clientes, sino la locura y la muerte entre los propios integrantes de su banda [Zona Spoiler end]. El desarrollo del personaje, que consigue atemorizar a la propia mafia de la ciudad, rodearse de otros psicópatas y poner en serios aprietos a Batman, es uno de los mayores aciertos de la película. Pero Heath Ledger, con un rostro desfigurado y mal maquillado, consigue dar un aplomo importante a un personaje que fácilmente se le iría de las manos a cualquier otro actor, cayendo en el histrionismo y el ridículo.
 
Joker y DosCaras están magnificamente retratados en la película.

El segundo malvado de turno, Dos Caras, comienza su andadura en la película como Harvey Dent, fiscal del distrito. Mientras que al principio de la cinta se nos presenta como un honorable miembro de la comunidad, dispuesto a combatir el crimen que azota Gottham City, la historia narra como cae en la locura [Zona Spoiler] para finalmente, tras un ataque del Joker, perder a su prometida y recibir quemaduras en la mitad de su cuerpo, convirtiéndose en Dos Caras [Zona Spoiler end]. Esta evolución, de “caballero blanco” a Dos Caras, es uno de los elementos más trágicos de la película y es tratado por Nolan con mucho respeto.

Batman potencia su faceta de investigador y detective,
al tiempo que su relación con Joker se torna algo "tensa".
En cuanto al héroe, Batman, no queda en segundo plano, sino que nos muestra como su labor de justiciero nocturno le causa serios problemas con su vida personal. Además, aparte de la acción y persecuciones, se profundiza en la faceta de detective de Batman. Rodeados del mismo reparto que en la primera parte le dio profundidad y seriedad a la historia (Morgan Freeman, Christian Bale, Michael Kaine, Gary Oldman), la película se convierte en uno de los mejores títulos de superhéroes que he podido disfrutar.

La persecución en la Bat-Moto es sencillamente espectacular.
 Acción, aventuras, personajes magníficamente retratados, un ritmo trepidante y emocionante, “El Caballero Oscuro” es un título imprescindible.
votar