lunes, 26 de septiembre de 2011

The Walking Dead

Aprovechando la moda zombie que nos rodea, se avecina la esperada segunda temporada de The Walking Dead, la serie de zombies que tanta expectación levantó la temporada anterior, y con mi habitual tendencia a estar al día, voy a hablar… de la primera temporada. Ahora que se anuncia para Octubre el estreno de los nuevos capítulos, hago un ejercicio de memoria para rememorar aquella corta primera temporada.

El cartel promocional con una de mis imagenes favoritas de la serie.

Inspirándose en el cómic del mismo título, y con un inicio similar al “28 Días Después”, el policía Rick Grimes despierta de un prolongado coma para encontrarse un mundo post-apolítico zombie. A la desesperada, inicia la búsqueda de su familia y la supervivencia en un mundo abiertamente hostil. Debido a reducciones de presupuesto, la serie quedó en seis episodios en los que se forma un grupo de supervivientes humanos, con sus amores y odios incluidos, luchando por sobrevivir y buscar una respuesta al holocausto que les rodea.

Dí patata.

Con un episodio piloto muy prometedor, con escenas impactantes y muy bien realizadas, y los primeros bocetos de tramas complejas en las relaciones de los personajes, lo cierto es que la serie flojea rápidamente. Aunque los conflictos y dificultades de los protagonistas están bien planteados, su resolución siempre resulta un poco cogida por los pelos y poco elaborada. Por ejemplo, la escena del tanque y como Rick se salva en el último momento, o la solución para “infiltrarse” entre los zombies disfrazándose con los restos de uno de los monstruos despedazados, le restan solidez a la trama. Además, a partir del segundo capítulo la aparición de zombies se reduce bastante, centrándose en los humanos y sus relaciones sociales, llegando a desear que aparezca de una vez un no-muerto en la serie. Por que los protagonistas, no sé muy bien por que, no acaban de enganchar ni tener tirón. Les falta cierta dosis de carisma y credibilidad. De verdad, a veces echas de menos los zombies.

"Sal de esta, Rick..." . Pues sí. Sale de esa.
El final de la primera temporada es un poco decepcionante, ya que no cierra tramas, dejando toda la historia completamente abierta, evidenciando el recorte presupuestario que sufrió. No hay un hilo conductor que defina la temporada, sino que todas las relaciones, dudas y preguntas quedan en el aire a la espera de la segunda temporada.


El cómic que inspiró la serie, con zombies y humanos dandose gresca mutuamente.

No puedo hablar de la comparación con el cómic, ya que no lo he leído, pero todos los comentarios en Internet apuntan a que la serie no sale muy bien parada en la comparativa. Según los productores, la segunda temporada es mucho más fiel al cómic, así que habrá que esperar para ver si es cierto o si solo es promoción para captar el público más exigente.



Personalmente, la serie no esta mal, tiene un arranque interesante y una buena producción y efectos especiales. Las partes de carnaza y tripas son crudas y desagradables, pero lo suficientemente bien tratadas y mostradas como para no resultar vomitivas. Pero decepciona un poco en muchos aspectos al público más exigente. Aún así, consiguió enganchar a un buen número de seguidores e incondicionales de los zombies como para prolongar la serie un par de temporadas. Esperemos que la afirmación de sus productores diciendo que los guiones son impresionantes y nos dejarán helados no sea una frase meramente promocional, y mejore la valoración media de una serie que, con cosas muy buenas, se muestra un poco irregular y tiene también defectos muy evidentes. votar