lunes, 19 de septiembre de 2011

Steelhouse Lane - Slaves of a New World

Rescatando del baúl de los recuerdos y desempolvando CDs de hace unos años, he recordado un grupo que me sorprendió muy gratamente cuando lo escuché por primera vez, sobre todo por lo desconocido que me resultaba y lo interesante de sus canciones. Para todos los amantes del HardRock melódico debería ser un disco de escucha obligada. El grupo era “Steelhouse Lane”, y el disco, “Slaves of a New World”.



El proyecto nace de la unión de Mike Slamer, guitarrista que había tocado anteriormente con “City Boy” y “Streets”, y que ha colaborado con multitud de grupos como Kansas, Fiona, Hardline (el tema Dr.Love del disco Double Eclipse es suyo), House of Lords o Warrant, con el cantante Keith Slack. Mike Slamer asumió las labores de compositor, letrista y productor en la mayoría de los temas, con lo que era de esperar que el sonido del grupo fuera muy guitarrero. En 1998 lanzaron un primer disco, “Metallic Blue”, y al año siguiente el “Slaves of a New World”, siendo esta toda la producción de la banda antes de separarse.

En contra de lo que podía esperarse de un guitarrista productor y compositor, el disco no desprecia las líneas melódicas de la voz ni los arreglos del teclado, cediendo el protagonismo de las guitarras gustosamente a otros elementos de la banda. Con muy buen gusto, los temas son guitarreros, directos, con solos concisos, arreglos muy bien buscados, con unas líneas melódicas de voz fantásticas y arreglos de coros bien elaborados. Con un arranque directo, el tema “Give It All To Me” nos muestra la esencia del disco que estamos escuchando: guitarras ritmicas, solos melodiosos, una voz fantástica y un tema rockero de muy buen gusto. A lo largo del disco, disfrutamos de temas más lentos, con aires de balada de cowboys/western con “Son OF A Loaded Gun”, baladas como “All I Believe In”, temas de HardRock clásicos, melódicos, optimistas y animados como “Seven Seas” o con un toque más oscuro en “The Nightmare Begins”, tal vez el tema en el que más protagonismo cobran los teclados frente a las guitarras.

En conjunto, el disco compacta todos sus temas estupendamente, sin ser en ningún momento repetitivo, resaltando mucho las melodías vocales y sin cansar en ningún momento con solos alargados ni excesos de egos, destilando energía y buen gusto en sus temas. Muy recomendable para todos los fans del HardRock melódico, un disco fácil de escuchar para disfrutar una y otra vez, y para lamentar que la banda se separase con tan solo dos discos en su repertorio.

2 comentarios:

  1. Mike Slamer, Stelhouse Lane.. Para mi de lo mejor del hard rock de todos los tiempos. IMPRESCINDIBLES, este disco está en mi TOP TEN de todos los tiempos. Gracias por la reseña.

    Joan (cjoanc@gmail.com)

    ResponderEliminar
  2. Quiza por ser de finales de los 90 no tuvieron tanta repercursión como otros discos y artistas menos destacables de los ochenta, pero aún así, coincido contigo en que este disco debería estar en lo TOP TEN del Hard Rock.

    ResponderEliminar

Tú tambien tienes ego, así que tambien puedes comentar...