lunes, 15 de agosto de 2011

La Ola

El cine europeo tiene sus peculiaridades, como ya sabemos todos. Por lo general, no es tan espectacular y mediático como el norteamericano, el cual copa el panorama cinematográfico, por lo que es bastante fácil que muchos títulos interesantes pasen desapercibidos. Uno de esos títulos es “La Ola” ("Die Welle" en alemán), basada en hechos reales y bastante impactante. Más por casualidad que por otra cosa tuve conocimiento de este título, y al verla quede bastante sorprendido, la verdad.



La película narra como el profesor Rainer Wenger se propone enseñar a sus alumnos el sistema de gobierno de la autocracia, un eufemismo político para denominar al régimen nazi previo a la segunda guerra mundial. Los alumnos, confiados jóvenes de nuestros días, opinan que algo similar no puede volverse a repetir, y mucho menos en Alemania, donde tanto sufrieron entonces y tan mal lo pasó después por sus repercusiones. Ante tal escepticismo, el profesor realiza un experimento con sus alumnos, creando un grupo elitista, al que manipula para formar una comunidad fuerte y orgullosa. El interés de los alumnos por este grupo, al que bautizan La Ola, crece, añadiendo nuevos miembros cada día, creando un símbolo, un uniforme y un saludo propio, y excluyendo a todos aquellos que no forman parte del mismo. Orgulloso de sus logros, el propio profesor pierde el control del grupo, que toma vida propia llegando al fanatismo, desatando una serie de acontecimientos que acabará de manera fatal.

Y ahora ponte a explicar a estos jovenzuelos lo que es la "autocracia"...

Más allá de interpretaciones convincentes (que las tiene) o de un tratamiento visual asombroso (que no lo tiene), el interés de la película radica en conseguir explicar de manera sencilla y realista como pudo surgir un régimen como el Tercer Reich, y en como podría repetirse el proceso, extrapolando fácilmente la comunidad del colegio a la sociedad en general y los pequeños clanes de compañeros a grupos sociales o étnicos. Haciendo este sencillo ejercicio de extrapolación, el resultado asusta, y aunque las condiciones para que se vuelva a repetir la historia no sean exactamente las mismas, no son tan disparatadas ni inverosímiles.

Resulta interesante ver como de manera sencilla la película es capaz de crear un uniforme, símbolo y saludo propio y actual para el grupo de La Ola
Una de las únicas pegas que se le puede poner a la película es el tiempo en el que se desarrolla la historia. En apenas una semana, el grupo se crea, crece, se convierte en fanatismo y llega a su momento cumbre, en mi opinión un tiempo demasiado corto para lo que nos quieren mostrar. Aún así, obviando el espacio de tiempo en que se producen los hechos, me parecen suficientemente creíbles, más cuando indagando sobre la película, descubres que el experimento que narra la cinta fue real y puesto en marcha en los años 60 por un profesor de California.

¿Otro perro con otro collar es tan facil de distinguir?¿o no?

Generalmente tenemos terror al ver la esvástica, que en realidad es una runa vikinga y el símbolo hindú de la fuerza, pero al que otorgamos otras connotaciones. ¿Pero somos capaces de reconocer las señales si aparecen bajo otra insignia y otro nombre? No es tan evidente como parece, y la tentación de tener el control absoluto y convertir todo a nuestra imagen y semejanza es demasiado humana. Por ello, por estar contada de una manera sencilla, inteligente y realista, me parece una película muy recomendable. votar