lunes, 18 de julio de 2011

Epic Mickey

Una de las últimas aventuras para Wii ofrecidas por los estudios Disney’s es Epic Mickey, un ambicioso juego en el que manejaremos al famoso ratón. Partiendo de la inspiración de “A través del espejo”, de Lewis Carroll, Mickey salta por el espejo a un mundo mágico, donde un mago utiliza la tinta y el disolvente para crear un universo paralelo, el Páramo, donde habitan los personajes olvidados del universo Disney. Maravillado por la creación del mago, Mickey, travieso como él solo, se dedica a trastear con los pinceles hasta que, por descuido, derrama el disolvente sobre la maqueta del mago, provocando una destrucción masiva y la creación de una misteriosa criatura, la masa sombría. Mickey trata de huir del desastre que ha provocado, pero la masa le atrapa y le arrastra a su mundo, un mundo en el que Mickey no es el protagonista, lugar ocupado por Oswald, el conejo de la suerte que fuera una de las primeras creaciones de Walt Disney y que se perdió en la historia olvidado.
La historia se desarrolla en la búsqueda de Mickey por retornar a su mundo, lo cual pasa por encontrar a Oswald y derrotar a la masa sombría, armado con un pincel mágico capaz de disparar tinta o disolvente y modificar el entorno que le rodea. El uso de este pincel y la interacción con los distintos personajes modificarán el desarrollo de la historia y el propio final del juego. Paralelamente, los distintos personajes nos propondrán distintas misiones y desafíos, mientras recorremos episodios clásicos de las películas de Disney y el universo Disney, desde las primeras apariciones del ratón en blanco y negro a sus grandes éxitos como Fantasía, con multitud de referencias al resto de personajes Disney, tanto los conocidos como los olvidados.
¿Pero quien te manda tocar, Mickey?
La originalidad del juego y la interacción con el entorno, así como los desafíos para encontrar la colección de pins y desbloquear los contenidos extra son el reclamo principal de Epic Mickey. A grandes rasgos, el juego es básicamente un juego de plataformas en tres dimensiones, añadiendo ciertos elementos de acción y aventura. En ocasiones, sobre todo al principio, puede resultar bastante infantil. Pero no os equivoquéis, disfrutar del entorno y la interactividad del juego no se quedará corto para los que ya tenemos unos añitos. No en vano, detrás del proyecto está Warren Spector, responsable de juegos como Deus Ex o Wing Commander. El diseño de los escenarios, más que de Disney, parece sacado de la mente de Tim Burton, un diseño oscuro de un universo arrasado por el disolvente que Mickey derramó.
¿Te molesta algo del decorado? Usa el disolvente para borrarlo... o la pintura para volver a mostrarlo
Para viajar entre las distintas zonas del Páramo, usaremos pantallas de proyección que nos sumergen de lleno en las cintas clásicas de Mickey y Oswald, desarrollando niveles de plataformas cortos y sencillos en 2D.
Las transacciones entre pantallas se realizan mendiante niveles en 2D inspirados en las películas clásicas de Disney
El manejo del juego es sencillo, con el joystick del nunchuck manejamos a Mickey, un botón para saltar, el wiimote para apuntar, y un botón para lanzar pintura y otro para lanzar disolvente al lugar donde apuntamos. Con los botones direccionales del wiimote podemos cambiar la perspectiva de la cámara, aunque en ocasiones el control de la perspectiva es un poco complicado y en muchos casos nos juega malas pasadas a la hora de enfrentarnos a enemigos y calcular distancias en los saltos. Enfrentarse a los enemigos también depende de cómo queramos afrontar la aventura, pues podemos rociarlos con pintura y convertirlos en aliados, o con disolvente para eliminarlos del mapa.
Apunta y dispara, pintura o disolvente, tu decides...
A lo largo de la aventura se guardará nuestro avance automáticamente al pasar a una nueva pantalla, lo cual por un lado es cómodo ya que no tendremos que estar pendiente de darle a grabar periódicamente, pero por otro nos supone un poco incordio, ya que no podremos volver atrás a explorar y buscar pins perdidos, o completar misiones secundarias. La mayor parte de las veces, si pasamos a la siguiente pantalla debemos dar por perdidos los pins y las misiones incompletas.
Gus, un símpatico Gremlin, nos acompaña a lo largo de la aventura, ayudandonos a interactuar con el entorno y los personajes
Un juego entretenido, original, cuidado en sus detalles, que a pesar de sus defectos (que los tiene) engancha y nos permite revivir y sumergirnos en los episodios más emblemáticos de Disney, al tiempo que disfrutamos de unos magníficos contenidos extras en forma de películas, bocetos y art-works del juego.
votar