jueves, 9 de junio de 2011

Presentación

Y uno se pregunta: ¿A cuento de qué empiezo un nuevo blog? ¿Acaso quiero ofrecer algo nuevo que nadie más presentaba hasta ahora? ¿Necesito un lugar donde exponer mis dotes artístico-literarias? ¿Ofrezco un servicio, cubro una demanda, o publicito algún producto? Pues no, nada de eso, realmente... ¿entonces qué? Pues con esa pregunta, se podría escribir un libro sobre los motivos por los que la gente abre y escribe blogs. Pero principalmente prima el ego. Sí, señores, hablemos claramente, los blogueros tenemos nuestro ego y queremos que nuestra voz se escuche, ya sea bonito, lógico, razonable, coherente... o no. El caso es que la gente corriente y moliente como yo tiene un sitio donde explayarse a realizar críticas, opiniones, reflexiones, mostrar creaciones y permitir que multitud de gente les lea. Esta de moda, pero es una moda en la que uno se expresa libremente.


En mi caso concreto, creo que también algo de envidia. De la sana, por supuesto. Un amigo abrió su blog (El rincón del Golem, así aprovecho y le hago publicidad gratis), y me picó a mi también el gusanillo. Si él hace sus críticas, yo hago las mías. Así que aquí estoy, escribiendo mi entrada de presentación. No me engaño, mi blog no será novedoso, ni original, ni cubre una demanda ni una necesidad (de hecho, Internet está sobresaturado de blog similares), ni creo que mis dotes literarias sean tan magnánimas que el mundo entero no pueda sobrevivir sin ellas. Lo hago simple y llanamente para expresarme, mirarme un poco el ombligo y exponer mis opiniones. Y como ya todos conocemos la comparativa entre opiniones y culos, me ahorraré el chiste.

¿Y de que voy a hablar? Pues lo estuve pensando largamente (mentira cochina, le dedique 3 minutos escasos), por que si empezaba esto, por lo menos hacerlo de manera un poco coherente. Y dado que no soy escritor ni poeta, que mi grupo de música ya tiene su propio espacio y que no soy dado a mostrar temas y asuntos personales, me quedaban pocas opciones. Así que voy a hablar de las cosas que me gustan, y de vez en cuando, de las que no. Cine, series, música, libros... lo que se me vaya ocurriendo. Sin pretensiones, y consciente de que doy rienda suelta a mi ego para expresar sus opiniones, sin que causen mayor repercusión. Ya lo sabes: esto es la voz de mi ego, que quiere expresarse como uno más y soltar sus opiniones.

Bienvenidos... votar