lunes, 27 de junio de 2011

KHY -Vuelve a Creer (Patricia Tapia)

Hace tiempo, cuando iba frecuentemente a conciertos (ahora ya no salgo tanto), conocí un grupo emergente llamado Nexx. En un par de ocasiones pude verles en directo, y demostraron que el Rock sigue muy vivo. Con canciones pegadizas, una cantante con una voz impresionante y temas con mucha caña, en seguida consiguieron convencerme. Por motivos que desconozco, al cabo de un par de discos el grupo se disgregó. Su cantante, Patricia Tapia, paso a formar parte como corista de Mago de Oz. “Corista” en este contexto significa que refuerza a Jose Andrea toda la voz que ha perdido en los últimos años (ha pasado de ser uno de los mejores cantantes del Heavy español a perder casi toda su capacidad vocal), disimulando como puede todos los gallos, desafines y desvaríos del cantante principal mientras ella, que salva la parte vocal de la canción, queda en segundo plano. Mientras sigue como corista con Mago de Oz, Patricia Tapia ha logrado lanzar un disco con su propio grupo, bajo el nombre genérico de KHY, titulado “Vuelve a Creer”.


En un panorama musical como el español, y más concretamente el HardRock y Heavy español, la aparición de nuevos proyectos que son bien acogidos por crítica y público es siempre una buena noticia. En el caso que nos ocupa, KHY, supone un soplo de aire fresco en un mercado saturado y generalmente ignorado. El disco está lleno de temas directos, pegadizos, con un sonido moderno y potente, con toque de electrónica (que pueden gustar más o menos), y muy centrado en la voz. Una producción cuidada, buenos músicos que, sin necesidad de alardes solistas recargados, demuestran una gran calidad. Las letras, depuradas y trabajadas, aunque en ocasiones pueden resultar repetitivas en algunos conceptos, me han gustado bastante, y se notan que no son obra de un principiante ni están escritas deprisa y corriendo. Y la voz, muy cuidada, dulce en partes y desgarradora como pocas, nos muestra la versatilidad de esta cantante que ha demostrado que en este país todavía se hacen cosas interesantes.

En este aspecto, el disco esta pensado para gustar a un público muy amplio. Algunos lo acusarán de que no tiene solos, de que los temas no son complejos o que los riffs son sencillos. Pero creo que esa es la idea principal, temas directos, riffs rítmicos contundentes, canciones fáciles de tararear (que no de cantar), sin renunciar a la esencia de un rock moderno, con fuerza y rabia. Personalmente, por gustos personales, lo que menos aprecio del enfoque del disco, es la parte electrónica que salpica teclados y batería, que por un lado le aporta un sonido moderno, pero por otro, roba algo de su esencia rockera.

Un disco muy recomendable para los amantes de rock, para cerrar la boca a todos los que dicen que el rock esta muerto, y que con la retirada (y lamentablemente, a veces muerte) de los grandes de la historia del rock se perderá lo bueno de este estilo; sigue habiendo mucho que ofrecer, y KHY es una muestra de ello. votar