martes, 21 de junio de 2011

Indignados (uno más)

Me salgo de la tónica general del blog (vaya, parece que tengo una tónica general), para hablar de política y no de ocio. Hace más de un mes empezó un movimiento, algo que nadie se esperaba, que nadie anunciaba en los noticiarios, y que seguro que muchos consideraban cosas de frikis del Facebook y Twitter. Sorpresa, el 15-M se levantó y gente de todas las afiliaciones y tendencias políticas, de todas las edades y con todo tipo de problemas y esperanzas se unieron para exigir una “Democracia Real Ya”. Sorprendiendo a propios y a extraños, el movimiento del 15-M, los llamados genéricamente “Indignados”, se ha hecho oír (muy a pesar de muchos) y ha demostrado tener fuerza y peso.
Aquí empezó todo... el km.0 de Madrid, y de la conciencia política
Simpatizo con el movimiento, me gustan sus ideales y muchas de sus propuestas, que no son tan utópicas, y me hayo gratamente sorprendido por la respuesta del pueblo, ya que nunca me imaginé que pudiera ver y vivir un momento como este. Por ello veo justo desviarme del enfoque del blog (hablar de películas, series, música…) para dar mi visión de un tema más serio.
El movimiento es algo novedoso, y plantea cambios sociales y políticos muy profundos. Por eso veo injusto y un poco aberrante ver cosas como el debate de ayer en “Al Rojo Vivo”, de La Sexta, que usualmente se caracteriza por traer contertulios de todas las ideologías. En el debate, un representante del movimiento, que aunque tenía las ideas claras, se notaba a todas luces que no tenía experiencia ni presencia en debates y en discursos, tuvo que enfrentarse a una serie de periodistas y pensadores ampliamente versados en la retórica y en la presentación. Con una retórica muy bien presentada, intentaron desmontar al pobre hombre, que respondía como pudo, con coherencia y buenas ideas, sí, pero con una falta de retórica y de peso ante sus “adversarios” contertulios.
Pues va a ser verdad que todo esto es cosa de jovenes imberbes sin experiencia...
Gran parte de esta confrontación de ideas surge por la gente que quiere desprestigiar el movimiento y que no se levante ruido sobre lo que no quieren. Surge por que este movimiento es nuevo, que presenta ideas coherentes y reales, de gente de la calle que se interesa y preocupa por que los políticos cumplan con sus expectativas y trabajen para los ciudadanos, no para el sistema financiero. Surge por que remueve conciencias, trata temas reales, y amenaza con ser el inicio del cambio de un sistema que beneficia y cuenta con el beneplácito de muchos de los criticados y aludidos. Surge de que no tiene una cabeza visible, ni un órgano o grupo establecido al que poder atacar y desmantelar, sino que está formado por ciudadanos de a pie, esos que usualmente eran los borregos que no valía la pena escuchar.
Desde el diario La Razón a Telemadrid (por no hablar de nuestro amigo Jimenez Losantos), desde el PP al PSOE, se desprestigia el movimiento, tachándolos de perroflautas, alborotadores violentos, ilusos, soñadores y borregos sin conciencia de la vida real. Lo triste es que no intentan ni conocerlo, ni combatir sus ideas con respuestas inteligentes o debate abierto, si no que pasan directamente al insulto y descalificación, a menospreciar un movimiento que, siendo global, pretenden hacer pasar por minoritario.
Creo que las ideas que surjan de las asambleas deben ser escuchadas y valoradas. Coincido con la necesidad de un órgano participativo que puede fiscalizar y auditar las acciones de nuestros políticos. Es urgente la necesidad de claridad absoluta en las cuentas de los órganos públicos, desde ayuntamientos al gobierno central. El castigo de la corrupción, y la lucha por todos los medios de su eliminación. Es imperativo que la salud de un país y un sistema económico lo marquen sus ciudadanos, no un organismo internacional dedicado a sacar dinero como es el FMI, y que los responsables de esta crisis sufran sus consecuencias y asuman sus acciones: bancos que asumieron riesgos inadmisibles en pro de los beneficios de constructoras, inmobiliarias ambiciosas que inflaron los precios de un producto básico (que debería estar garantizado por ley, y si no leed la constitución), políticos que no fueron capaces de verlo venir, ni de reaccionar a tiempo, corruptos que han vaciado las arcas del estado…
Veo el principio del cambio. Un cambio tan radical siempre es largo, tedioso, hay que remover y renovar muchas conciencias y actitudes, reconstruir órganos, y sobre todo, lo más difícil, conseguir una educación para que todos tengamos una conciencia política, inteligente y madura para saber como nos afectan las decisiones de nuestros dirigentes y saber como reaccionar contra ellas. Y el más difícil todavía, conseguir una clase política ética y honesta, con los pies en la tierra y los oídos abiertos.
Lo que yo te diga: son cuatro gatos
No me enrollaré mucho más. Podría hablar del fracaso del sistema capitalista, de la manipulación de la información en los medios y rebatir argumentos y críticas, de la ética y la moral en la política, de las consecuencias del pacto del Euro... pero sería demasiado largo, y muy ambicioso para mi pobre dialéctica y retórica. Os diré que apoyo el movimiento y sus reivindicaciones, que os informéis sobre ellos y sus propuestas si no las conocéis ya, y que os forjéis vuestro propio criterio. Y quizá para otro día, hablaremos y debatiremos sobre por qué Camps ha vuelto a salir elegido.

PD: Gracias a sproket99, que con sus últimas entradas en su blog, me ha animado a mi a expresarme sobre este tema. Os invito a visitarle, y leer más sobre el movimiento desde la perspectiva de otro ciudadano de calle. Un abrazo, compañero! votar